Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús
4 de Agosto de 2017

Queridos Hijos, los invito a contemplar, a meditar,  y adorar Mis  Santas Llagas; cada herida de Mi Cuerpo, cada parte de Mi Cuerpo, que fue rasgada, abierta. En la más pequeña herida de Mi Cuerpo. con Mi Sangre, declaré Mi Amor a la humanidad, declaré Mi Amor por cada uno.

Me duele Mi Corazón al mirar que el Sacrificio de Mi Dolorosa Pasión no es considerado, valorado, ni respetado. ¡Humanidad! ¿por qué olvidas el precio que pagué para salvarte a ti y salvar  a cada uno de tus hermanos? Debes aprender  que tú, que los demás, incluso aquellos que no te agradan, aquellos que odias, aquellos que rechazas, Yo los he comprado con Mi Sangre, a todos los he comprado con la Cruz.

Por eso, invito a que me contemples. ¡Alma! contémplame crucificado, comprende también que Mi Sacrificio fue para salvar a otros, a todos, como a ti mismo.

Hijos, saben que el pecado que destruye, que destruye el mundo, la sociedad, Mi Iglesia, es el pecado del egoísmo. El egoísmo es igual, es lo mismo, que decir el no-amor. El egoísmo es el desamor y, lamentablemente, incluso Mis discípulos cargan con el pecado del no-amor.

Hijos, al final serán examinados, nada más que en el mismo amor. Al final, lo que importará para la salvación eterna de sus almas será la práctica del amor. No olviden, hijos, lo que dijo ya Mi Apóstol Pedro, "la Caridad de Cristo urge". El Amor de  Dios en el mundo de hoy, en ustedes, urge, y de cada herida de Mi Cuerpo, yo he dado a ustedes el Amor. 

No lo desprecien, porque ya mucha indiferencia y rechazo he soportado. Ámense los unos a los otros, como Yo los Amo. Los bendigo, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amen.