jueves, 20 de julio de 2017


Llamado de Amor y de Conversión del Casto y Amante Corazón de San José
19 Julio 2017

Queridos hijos, los invito a contemplar el taller de Nazaret, allí, en silencio, Yo trabajaba para sustentar a Jesús y a María. Allí, como grano que se tritura para hacer la harina y formar la hostia, de igual modo, me entregaba Yo, como una Hostia, para consolar, servir y amar a Jesús y a María. 

Mi Corazón también fue y también es Hostia Víctima, porque, como hijo de Israel, reparé el rechazo del pueblo hacia su Mesías aceptándolo como Mi Hijo, y, como hombre justo, reparé el rechazo hacia la Virgen María, cuando salió embarazada por obra del Espíritu Santo, aceptándola como Mi Esposa, porque su vida corría peligro al ser repudiada, y, continuamente, reparé y consolé a los Sagrados Corazones. 

Hijos Míos, una de las formas más grandes de reparar y de consolar a los Sagrados Corazones de Jesús y de María es renunciar a la voluntad propia, cuando renuncian a su voluntad, en cada momento, aceptan la Voluntad de Dios. Oren y ayunen, para que tengan corazones firmes y espíritus fuertes que, sin desmayar, estén siempre dispuestos a servir a Jesús y a María, y, también, por medio de Ellos a los demás. 

Les bendigo como el Patriarca de la Familia de Nazaret: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.