sábado, 22 de julio de 2017


Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús
21 de julio de 2017

Cuando el trigo es cortado, se lleva al molino para formar, con la harina que se obtiene, el pan. Y de una semilla que a simple vista pareciera inservible, inútil; una semilla plantada sin sentido. 
El que la ve, ignora la grandeza de una simple semilla de un mismo trigo, que se hace pan, que se hace Hostia. Yo me encarno, Yo me hago Vida. Yo soy ese Pan que se consagra en el Altar.

Así, hijos de Mi Corazón, así es el cristiano para el mundo, así es la Fe para el mundo; un grano inservible, un grano que a primera vista no tiene sentido. Sin embargo, esos granos esconden la Gracia de Mi Espíritu. 

Así, hijos, ustedes granos de trigo, cuando se humillan, cuando sufren con paciencia, cuando desean enfrentarse a los demás pero guardan el silencio, cuando dicen "no" a su voluntad humana; se hacen harina, harina que con Mi Sangre Yo amaso para hacerlos Pan.

Envío Mi Espíritu a ustedes para consagrarlos y para hacerlos copias vivientes de Mi Corazón. Hijos, encarnen Mis Mensajes. Cada Mensaje de nuestros Sagrados Corazones es un recordatorio del Evangelio. Vivan Mis Mensajes, tengan compasión de su Dios.

El mundo hoy está gritando otra vez ¡Barrabás! ¡Barrabás!, ¡Barrabás!. Hijos, resto fiel, tengan misericordia de Vuestro Jesús, apiádense de Mi Corazón, apiádense de Vuestra Madre, tengan misericordia de Nuestros Sagrados Corazones.

Con Amor Misericordioso, Yo los bendigo, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.