miércoles, 20 de septiembre de 2017


Llamado de Amor y de Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
19 Septiembre 2017

Mis queridos hijos, como vine a La Salette, hoy vengo también aquí para manifestar los dolores y angustias de mi Corazón Maternal. Mi Hijo Jesús me ha enviado, en obediencia a la Divina Voluntad del Padre, a mi Jardín de Gracias. Y he venido para educarlos; he venido para enseñar, para guiar, y para corregir; he venido para llevar a los hombres de nuevo al Sagrado Corazón de mi Hijo. 

Mis pequeños, en La Salette hice manifiesta mis Preocupaciones de Madre, nuevamente vuelvo a expresar mis Preocupaciones de Madre, en La Salette advertí de las falsas profecías, de la falsa Iglesia, de la falsa espiritualidad. 

Hijitos míos, no lean más, mas bien contaminan sus corazones con falsedades, el espíritu de la falsa profecía está confundiendo, desviando, desorientando a mis hijos; es por eso que nuevamente anuncio que todo auténtico Mensaje del Cielo, como Buena Maestra, lo repasaré en mis Últimos Llamados de Amor y de Conversión. 

¡Cuántos eventos están sucediendo alrededor del mundo! Ésto no sucede para que ustedes se distraigan sino para que se centren, por medio de la oración y del ayuno, a vivir mis Últimos Llamados de Amor y de Conversión.

 Hijos míos, no se confundan, la falsa profecía está multiplicándose, sólo los que estén firmes en la fe y que se han consagrado a Nuestros Sagrados Corazones reconocerán la Voz de vuestra Madre. Hijos, oren y disciernan. Yo estoy con ustedes, pero también ustedes deben obedecer a vuestra Madre.

 Les amo y les bendigo. Vuestra Madre de las Lágrimas de La Salette intercede por todos mis apóstoles de estos tiempos. Les doy mi Bendición Maternal: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


martes, 19 de septiembre de 2017


Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
18 de Septiembre de 2017

Queridos hijos, deseo hablarles de manera muy clara, abierta y precisa. Por orden de mi Hijo Jesus me he manifestado en muchos lugares de la tierra, pero cuando me manifiesto, es para impulsar una Obra muy seria, ordenada y obediente. Vengo al mundo con un Mensaje de Amor para la conversión de todos, pero Satanás también ha querido estropear mis Obras. Donde mi Hijo y Yo estamos presentes, también está Satanás para desviar, confundir y alejar de la Verdad a las almas. 

Por eso, hijitos míos, deben tener muy claro que siempre que el Cielo envía un profeta, el adversario envía muchos, pero falsos profetas, para tratar de opacar la Luz de la Verdad.

Hijos míos, muchas almas están distraídas; buscando, queriendo ver, sentir... y se olvidan de lo importante: escuchar el Mensaje, y vivirlo.
Hijos, Yo les aconsejo: no busquen tanto, no se alejen de la Verdad en sus pensamientos, reciban con sencillez, con humildad y con alegría, mis últimos Llamados de Amor y de Conversión, por medio de los cuales se repasará al mundo los auténticos Mensajes del Cielo. 

Todos los que vengan a mi pequeño Jardín con corazones de niños dispuestos a escuchar, a aceptar y vivir el Mensaje, recibirán las Gracias del Cielo. Solamente los que están dispuestos a seguirnos comprenderán nuestros Mensajes, sólo los corazones bien dispuestos nos podrán entender y obedecer. 

Les animo, queridos hijos, a orar mucho. No se confundan, lean y mediten mis Llamados de Amor y de Conversión a la Luz de la Palabra de Dios.
Les doy mi Bendición Maternal: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amen.


sábado, 16 de septiembre de 2017


Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús
15 de septiembre de 2017

El Sagrado Corazón de Jesús está aquí Crucificado, mostrando su Corazón Eucarístico y sus Rayos de Misericordia. A los Pies de nuestro Señor Crucificado está nuestra Madre de los Dolores. Jesús nos dice:

Hijos míos, deseo que comprendan que mi Santa Mamá también sufrió Conmigo. Cada Herida de mi Cuerpo, cada Herida sentimental, emocional, psicológica, también la sufrió mi Madre.
Mi Mamá compartió conmigo los Sufrimientos físicos, morales y espirituales. Es por eso que, mi Madre, es la Colaboradora Perfecta en la Redención. Porque Ella sufrió la consecuencia del pecado, junto a Mí, en el Dolor.

Yo me hice pecado, por Designio Divino, para redimir a todos los hombres, y mi Madre se hizo la Mediadora, la Abogada que también soportó en su Corazón las consecuencias del pecado.
¡Madre mía, aun hoy sufres por la indiferencia de tus hijos!. ¡Cada alma que se pierde, mi Madre la ve y sufre, es un Dolor constante, pero es un Dolor infinito!.

Hijos míos, mi Madre se está apareciendo en varios lugares de la tierra, pero sus auténticas revelaciones son pocas. Mi Madre no viene al mundo de forma desordenada, viene con un Proyecto serio y con un Mensaje firme.

Aquí, con mis Llamados de Amor y de Conversión, hacemos una Recopilación de los auténticos Mensajes del Cielo.
Apóstoles de los Últimos Tiempos, no se permitan ser confundidos, 
escúchenlos con todo el corazón.

Oren, sacrifíquense, ayunen, para que puedan comprender nuestros Mensajes y la Obra que estamos realizando Aquí. Sólo con la oración comprenderá mis Palabras.

Les amo infinitamente. Les bendigo con Amor Misericordioso: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


jueves, 14 de septiembre de 2017


Llamado de Amor y de Conversión del Casto y Amante Corazón de San José
13 Septiembre 2017


Hijos de Mi Castísimo Corazón, les invito, exhorto y animo a la oración, pidiendo docilidad en el corazón, para que Dios pueda realizar los Planes de Paz y de Amor en sus vidas y a través de ustedes para la humanidad. Observen mi ejemplo, en Nazaret, cuando la Madre María me anuncia, también a Mí, el Misterio de la Divina Encarnación me deje seducir por la Voz del Espíritu Santo que me invitaba a no dejarla, sino a protegerla a Ella, para proteger la vida del Mesías. 

Hijos, su corazón debe abrirse a la luz del Espíritu Santo, para que vivan los Llamados de Amor y de Conversión. Muchas almas caen en el error de dispersarse, leyendo, distrayéndose, confundiéndose, muchas veces en mensajes que no vienen del Cielo. Es por eso, por Orden de Dios, que invito a centrarse en los Llamados de Amor y de Conversión, por medio de los cuales se recordarán las auténticas revelaciones del Cielo. 

No esperen y no busquen más cosas extraordinarias, el milagro está en el Mensaje donde se les exhorta y se les anima a vivir con amor, con santidad, y centrando toda su vida en el Evangelio. Es por eso que el Cielo desea que escuchen con atención los Últimos Llamados de Amor y de Conversión para toda la humanidad, que hace el Cielo desde este Pequeño Pesebre de los Últimos Tiempos. 

Estoy con todos ustedes como su Padre Protector en el Señor. Les doy Mi Bendición como el Patriarca de la Sagrada Familia: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.



miércoles, 13 de septiembre de 2017


Llamado de Amor y de Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
12 Septiembre 2017

Mis queridos hijos, deseo invitarlos a que sigan orando pidiendo el Don del Discernimiento. Mis amados hijos, el Espíritu Santo los conducirá a la Verdad.

 Mis hijos queridos, me he aparecido en muchos lugares de la tierra, he hablado, he amonestado, he exhortado, para que cambien el corazón. Pero también deben saber, hijos, que cuando el Cielo levanta un profeta el adversario levanta otro profeta, para opacar y confundir la Obra de Dios. 

Hijos, sí me he aparecido en el mundo, pero no en todo el mundo. Cuando me manifiesto es para una Obra seria, importante. 

Hijos Míos, disciernan siempre la Voz de Dios, cada uno de Mis Mensajes debe ser tomado con seriedad y compromiso, especialmente Mis Últimos Llamados de Amor y de Conversión, que son para el Bien Eterno de todos Mis hijos. Estoy con ustedes: Paz. 

Les doy Mi Bendición Maternal: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. 


martes, 12 de septiembre de 2017


Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
11 de septiembre de 2017

Mis queridos hijos, deseo invitarlos a que abran su corazón a la verdad, al amor, y a la paz.

Cuando abren sus corazones, el Espíritu Santo, actúa en ustedes, porque han permitido, que Dios haga su obra, pero cuando un corazón es duro y está cerrado, a las inspiraciones de Dios, y al encerrarse en si mismo se aleja de Dios.

Hijos Míos, Apóstoles de los Últimos Tiempos, le invito a orar y que pidan el Don del Discernimiento, para que puedan reconocer la verdad y también la mentira, para que puedan reconocer la voz de Dios, y también la voz del adversario, y así con el DON DEL DISCERNIMIENTO se mantengan despiertos y atentos, para que no caigan en las garras del padre de la mentira.

Hijos Míos, este tiempo es muy confuso y la mayoría de las almas están desorientadas, con Mi Voz de Madre, quiero Llamar a Todos a la Verdad, pero muy pocos quieren escucharme.

Oren, oren mucho, por las ovejas que andan sin guía, sin luz, y sin el amor de Dios. Oren mucho, por las almas que caminan perdidas sin orientación, oren mucho para que todos conozcan la verdad y La Verdad, El Camino, y la Vida es Mi Hijo Jesucristo.
 Les doy Mi bendición Maternal. En el nombre del padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén..



sábado, 9 de septiembre de 2017


Llamado de Amor y de Conversión  del  Sagrado Corazón Jesús
8 Septiembre 2017

Mis  hijos amados deseo hablarles de la pequeñez espiritual, ser pequeño espiritualmente no debe confundirse con la mediocridad espiritual, ser pequeño es tener un corazón de niño y ser pobre de espíritu. Ser pobre de espíritu significa: despojarse de tu humanidad y abandonarse en las Manos del Padre, para que Él disponga, para que Él decida, para que Él actúe según su Divina Sabiduría.

Ser pequeños es confiar plenamente en Mi Misericordia, es esperar continuamente todo de la Divina Providencia.
Ser pequeño también es alegrarse en el servicio, sentir paz en la comunión fraterna con el prójimo, y vivir sin miedo Mi Palabra y Mis Mensajes. Las almas pequeñas son las que Yo escojo para compartirles Mi Cruz, Mis Dolores, Mis Sufrimientos, Mis Lágrimas, porque esas almas no escatiman nada, se dan todo, incluyendo su propia vida, la donan por amor por la conversión de todos.

Y ¿porqué en este tiempo he escogido un pequeño Elías?  Porque una alma grande en sí misma  jamás entendería Mis Deseos y Mi Voluntad; tiene que ser una alma pequeña para que trasmita Mi Mensaje. Y ¿porqué un Elías? Porque Elías es el que reúne, el que congrega, el que exhorta al pueblo a abandonar: la prostitución espiritual, la infidelidad a Dios, la división del pueblo de Dios, para unirse, para amarse, para servirse.

Y en este tiempo donde la división, la confusión, y el odio gobiernan al mundo es necesaria un alma pequeña, para que recoja, reúna y congregue. Es, por eso, que, también, solamente las almas pequeñas escucharán al Niño que guía el rebaño ¡Sólo las almas pequeñas!  ¡Es tan grande en el Cielo el alma que es pequeña en la tierra!

Yo también soy pequeño en la Eucaristía, escondido en un sencillo pedacito de Pan ¡Dios también es pequeño! Y en eso consiste la grandeza de Dios en ser: tan sencillo, tan pequeño, tan misericordioso. Les amo y les bendigo: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén



jueves, 7 de septiembre de 2017


Llamado de Amor y de Conversión del Casto y Amante Corazón de San José
6 Septiembre 2017

En Belén, cuando pedíamos posada, en todas las casas se negaron y cerraron las puertas, al seguir caminando, contemplamos una cueva convertida en un Pesebre, en un establo, donde los animales se refugiaban. Mi Amada y Virginal Esposa me animó a ir a ese lugar. Apenas llegamos la Hermosa María inmediatamente se puso a trabajar, a arreglar, a limpiar, a ordenar, mientras Yo prendía con la leña el fuego y apartaba los animales de la cunita improvisada, donde descansaría Dios Todopoderoso. 

¡Qué hermoso era ver a María trabajar y servir! Donde María llegaba llegaba a servir, a ponerse a la disposición del más pequeño de sus hermanos. También allí, en su estado, María se puso a servir a Dios. Pero de allí, de ese lugar olvidado, ignorado, ni valorado, nació el Redentor y nació su Obra. Los primeros en ir a recibirlo fueron unos pastores, unos cuidadores de rebaños de ovejas, hombres bruscos sin educación, pero pobres, pero muy humildes, esos hombres de almas pequeñas lo fueron a adorar. 

Hijos míos, con esto quiero enseñarles que el Cielo no necesita de grandes cosas o de grandes personajes para construir una Obra. Aquí en este bendito lugar en un Pequeño Jardín, en un Pesebre Espiritual, en este espacio tan pequeño, están los Tres Corazones, que estaban unidos aquella noche en Belén, Jesús, María y Yo San José. No necesitamos de algo grande para construir el Reino de Dios. Las cosas más pequeñas y las almas más sencillas son la piedra de la que construimos una gran Obra. 

Y con esto también les invito a ser sencillos y a ser pequeños. Sólo las almitas pequeñas comprenderán que esta pequeña Obra es algo grande para Dios. El Padre enaltece a los humildes, y a los hambrientos de amor y santidad los colma con su Espíritu. El corazón sencillo es un corazón dócil, obediente y servicial. 

Les invito a todos los apóstoles de Nuestros Sagrados Corazones que no olviden que están con nosotros en el Pequeño Pesebre de los Últimos Tiempos. Les amo y les doy Mi Bendición Patriarcal: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


martes, 5 de septiembre de 2017


Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
4 Septiembre 2017

Queridos hijos, Mi Corazón Inmaculado es vuestra protección en estos tiempos donde la perdida de la fe, el ateísmo práctico, y la inmoralidad, prevalecen. Sólo los que se acogen en mi Corazón, pero además viven mis Mensajes, serán protegidos siempre de este vómito de Satanás sobre la tierra.

Mis muy amados hijos, la Fe debe vivirse, la Fe debe ir acompañada siempre de obras. Si dicen creer en mi Hijo y en Mí, deben demostrarlo; porque la Fe, el Amor y el Testimonio, son un camino inseparable, indivisible, que se debe recorrer para llegar a nuestros Sagrados Corazones y encarnar la Divina Voluntad.

Hijos míos, en este mi Apostolado, he querido congregar a todos mis hijos fieles, para que sean testimonios en la oscuridad que hoy está sobre el mundo. 

Todos mis pequeños Apóstoles están protegidos por Mí, pero es importante vivir los Mensajes unidos a la Palabra de Dios.

Mis pequeños, todas las pequeñas almas que vengan aquí, a mi Jardín, y se persignen y beban del Agua de la Fuente de Gracia y Misericordia, serán marcados con la Sangre de mi Hijo, y cubiertos por las Lágrimas de vuestra Madre.

Quiero reunir a mis Hijos, y enviaré a mi pequeño hijo, a reunir a mi Ejército.

Hijos, el Triunfo de la Mujer vestida del Sol, que soy Yo vuestra Madre, debe iniciar ya en sus corazones. El Triunfo de mi Corazón Inmaculado deben vivirlo,  ahora, desde sus corazones.

Les doy mi Bendición Maternal, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu del Espíritu Santo. Amen.


domingo, 3 de septiembre de 2017


Llamado de Amor y Conversión del  Doloroso e Inmaculado Corazón de María
2 de Septiembre de 2017 (primer sábado de mes)

Mis queridos hijos, los llamo a ser apóstoles de mi Doloroso e Inmaculado Corazón, y reflejen, a los demás, la Paz de Dios y el Amor de Jesús.

Hijos míos, ser apóstoles de mi Mensaje, no es solamente ¡escucharlo!, ¡leerlo!; un verdadero apóstol de mi Mensaje, además de escucharlo y leerlo con el corazón, los pone en práctica y, aunque eso implique dolor, lo vive con amor y alegría, porque un apóstol también es un testigo. 

Hijos, den testimonio de alegría y de amor. Contemplen a mi Hijo Jesús y aseméjense a Él. Es tiempo, hijos míos, de que se decidan por la santidad, de que perdonen y que oren mucho, hasta que la oración se vuelva para ustedes un santo hábito en todo momento presente.
Invito a que sean apóstoles de mi Obra. Todas las Corrientes de Gracias que hemos suscitado anteriormente, las congregamos aquí, en nuestro Ejército de apóstoles de nuestros Dos Corazones. 

Y por eso, también, todas las Gracias de mis Santuarios, están aquí en el pequeño Jardín, porque es desde la pequeñez y la humildad, que mi Hijo venció al pecado y vencerá al Final de los Tiempos. Y la pequeñez de esta Obra es fiel testigo de que Nosotros estamos aquí.

Hijos, amen y comprométanse a vivir nuestros Llamados de Amor y Conversión, porque el Amor es la única fuerza que tienen para vivir estos Mensajes con todo el corazón.
Mi Mensaje y mi Apostolado, deben ir al mundo, y el mundo debe acercarse a mi Apostolado, y vivir mi Mensaje.

Les doy las gracias porque sé que responderán a mi Llamado. Les doy mi Bendición Maternal, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


jueves, 31 de agosto de 2017


Llamado de Amor y de Conversión del Casto y Amante Corazón de San José
30 Agosto 2017

Mi Divino Hijo Adoptivo, el Santo Niño Jesús, tiene en su pequeño Corazón una coronita de espinas y cada espina representa la debilidad de la voluntad humana. Porque a Jesús cada acto que va en contra de Su Voluntad, ya sea cualquier pecado, especialmente el de la caridad, en el que se resume todo pecado, porque el hombre peca, porque no tiene caridad, ese pecado contra el Amor es lo que más ha herido el Corazón de Jesús. De la virtud del amor nacen todos los otros dones: la humildad, la prudencia, el servicio. Toda la vida de santidad tiene su fundamento en el Amor.

Hijos, si las creaturas amaran al Señor obedecerían con amor cada Mandamiento por el Amor mismo, pero como no hay Amor no se obedece la Palabra y la Voluntad de Dios. Si el Pueblo Escogido del Antiguo y del Nuevo Testamento hubieran tenido Amor no matarían a los profetas y hubieran recibido el Mensaje de Jesús. Si esta generación tuviera Amor recibiría a los profetas y su mensaje. Si los apóstoles de los Sagrados Corazones tuvieran Amor con cuanto empeño practicarían los mensajes. El Amor es la fuerza para vivir en Dios. El que no tiene Amor no vive en la verdad, sino que se engaña a sí mismo. 

El mundo es un desierto, pero en ese desierto todavía existen algunas rosas que necesitan del riego de la Palabra. Tú, pequeño Elías, ve sin miedo a recoger esas rosas y a plantarlas en el Corazón de María. Aquella rosa, por muy sencilla que sea y pida el mensaje, debes ir a regarla. No temas, porque el Cielo entero irá contigo y con los que obedezcan esta invitación de evangelizar, en el Amor, desde el Amor, tendrán la fuerza para cambiar sus corazones. 

Si no hay Amor estarán siempre vacíos. Yo les Amo y les Bendigo: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.



martes, 29 de agosto de 2017


Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
28 de Agosto de 2017

Soy vuestra Madre, la Guardiana de la Fe, Maestra de Oración y Educadora del Espíritu.

Escuchen, hijos, el ruido y la confusión en el mundo diariamente aumentan. Dentro de la Casa de mi Hijo se han infiltrado muchos, también anunciando y profetizando, pero no bajo el Espíritu de Dios, sino para confundir, y con la confusión llevar a la división.

Hijos, es verdad que a lo largo del tiempo, Jesús me ha enviado a muchos lugares de la tierra, a recordar el Mensaje del Evangelio.
En este tiempo, he venido preparando con mis diferentes Manifestaciones, para llegar a este lugar y revelar aquí la culminación de mi Mensaje. 

En muchos lugares me he manifestado y he estado con todos mis hijos, pero también, hijos míos, no todos los que dicen venir en nombre de mi Hijo, y en mi Nombre, son enviados del Cielo. El Mensaje es uno,  y el Mensaje se está dando por medio de los Llamados de Amor y de Conversión. 

No desvíen su atención de este Mensaje, porque el enemigo, ahora, está confundiendo, y  ustedes, hijos, saben bien que en este tiempo la oscuridad es vista como luz, lo malo es visto como bueno, la muerte es vista como vida.

Hijos, soy Guardiana de la Fe, y sólo los que se acogen a éste mi Mensaje, van a tener la fuerza para discernir y orientarse. Quien no toma el Consejo de la Madre, en la tribulación se pierde y se confunde.
Vean a vuestra Madre, vean a la que cuida de vuestra Fe. Obedezcan a la Maestra y Reina de los Apóstoles.

Hijos míos, todo aquel que peregrine y ore en mi pequeño jardín y tome de la fuente de Gracia y Misericordia, y se consagre allí a nuestros Sagrados Corazones, con la Sangre de mi Hijo, los Ángeles marcarán la cruz en su frente y en su corazón como signo de su consagración totalmente para Dios.

En mi Corazón Doloroso e Inmaculado están reunidos todos los Títulos que Dios y mis hijos han dado a su Madre. Los quiero reunir a todos en mi Corazón para que ninguno se pierda. Y en mi Corazón cuidaré de todos. Escuchen a su Madre; Madre de la Palabra, Guardiana de la Fe, y Protectora de los creyentes en Jesucristo. 

Los bendigo con Amor Maternal, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


domingo, 27 de agosto de 2017


Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús
25 de Agosto de 2017

Mi Sagrado Corazón es un Abismo Insondable de Amor, Misericordia y Ternura. Cualquier hombre que se acerque a mi Corazón va a experimentar el Abrazo que le da Dios como un Padre a su hijo. Es un gran deseo de mi Sagrado Corazón que todos reconozcan, en mi Corazón, el Inmenso y Eterno Amor que tengo por cada uno. Es muy sencillo hablar del Amor de Dios, es muy sencillo hablar de las cosas de Dios, pero lo importante es que lleguen a experimentar el Amor de Dios, porque de verdad no se puede hablar de mi Amor cuando no me permiten dárselo a ustedes. 

Cuando se hacen pequeños, cuando reconocen que nada pueden, que nada saben, que sólo son criaturas, pero se alegran de ser pequeños, pero se ponen felices en sus corazones cuando saben que dependen totalmente de Mí. Sólo así despojados de todo, incluso de todas las ataduras y problemas que les atan a la tierra, van a ser sensibles al Amor que les tengo. La materia, la comodidad, el tener, el poder, el placer, ha adormecido sus corazones, Y el hombre de hoy se preocupa más para construir su vida aquí en la tierra pero no se preocupa de la vida eterna, la olvida totalmente creyendo que no hay cielo, o que no hay infierno, y cuantas almas llegan al final de su vida terrena en el mismo error.

Yo he suscitado esta Obra reuniendo y llamando, a través de mi Madre, a todos los apóstoles de nuestros Sagrados Corazones, en el mundo entero. Esta Obra es incomprensible si no oran. Hijos, lo que he suscitado con todos ustedes, es una Obra llena de Amor pero de urgencia.

 ¡Oren, oren mucho! ¡oren con todo el corazón! para que comprendan la importancia de esta Obra. Y tú, mi pequeño mensajero, no temas; debes reunir, debes congregar, debes de guiar a todo el Ejército de mi Madre. No temas, porque adonde te enviemos iremos contigo. Y así, con todos los apóstoles de nuestros Sagrados Corazones. Oren para que todos los corazones se unan al Corazón de mi Madre y el Mío, y así van a comprender la grandeza de nuestros Mensajes.

Yo con Amor Misericordioso los bendigo, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


jueves, 24 de agosto de 2017


Llamado de Amor y de Conversión del Casto y Amante Corazón de San José
23 Agosto 2017

Queridos hijos, la Santísima Trinidad; el Padre, el Hijo, y el Espíritu de Dios, han consagrado a María como Madre de todos los hombres y la han coronado como Reina y Dueña de Toda la Creación. María fue glorificada porque, en todo momento de su existencia terrena, se humilló totalmente y glorificó a Dios, por medio de su Hijo Jesucristo. 

María se eleva al Cielo por su humildad. María fue coronada como Reina por su humillación, su anonadamiento, su silencio, y autonegación, porque renunció a su propia voluntad siempre. A María se le entregó todo, porque María todo dio a Dios; jamás Nuestra Señora se quedó con algo para Ella. María vence a la serpiente antigua por ser humilde. 

Porque Dios a través de Ella derriba del trono a los poderosos y dispersa a los soberbios, y con Ella los humildes apóstoles de Cristo son ensalzados. En el misterio de su Coronación, María es reconocida como la Corredentora del mundo. Y el poder de la Reina, aún hoy, lo manifiesta en su servicio de Madre en estos últimos tiempos. 

¡Vean en María un ejemplo de humildad! ¡Vean en María una Reina que está con los pobres de espíritu! ¡Vean en María a una Madre que cuida por todos los que la invocan! Pero contémplenla con el corazón, para que ustedes sus hijos sigan su ejemplo. 

Y tú, pequeño Elías, ve a los reinos del mundo a entregar a la tierra a la Reina Celestial. Todos los apóstoles de los últimos tiempos deben esforzarse por concretar la unión de corazón, el servicio humilde, y la caridad fraterna. 

Les doy Mi Bendición Patriarcal: en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. 


martes, 22 de agosto de 2017


Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
21 de Agosto de 2017

Mis muy queridos hijos, Yo, como Madre de Jesús, estaba orando con los Apóstoles y los discípulos de mi Hijo, en el mismo lugar donde Jesús celebró la Cena de la Pascua; el Cenáculo, en Jerusalén.
En ese mismo lugar donde se efectuó la Santa Misa instituida por mi Hijo y continuada a lo largo de los siglos, vino el Espíritu Santo en Pentecostés.

Ahora, como Madre de la Iglesia, vengo nuevamente a llamar, a  reunir, a congregar a todos mis apóstoles, a  todos los seguidores de mi Hijo, a todos los ministros de la Casa de Dios, en un *NUEVO CENÁCULO DE ORACIÓN*, porque en  el Cenáculo nació el Santísimo Sacramento del Altar. Y también del Cenáculo nació la Iglesia con el Don de Pentecostés.

Por eso, para revivir de nuevo a la Iglesia de mi Hijo, para salvar muchas almas, para congregar al pueblo de mi Hijo en mi Corazón, VENGO A INSISTIR; QUE TODOS MIS HIJOS SE REÚNAN EN TORNO A SU MADRE, EN UN NUEVO Y ETERNO CENÁCULO DE ORACIÓN, para que con la ORACIÓN QUE LES ENSEÑÓ MI HIJO, y con LA ORACIÓN CON QUE FUI SALUDADA POR DIOS ¡clamen! ¡oren y pidan por un Nuevo Advenimiento del Espíritu Santo!.

En esta MI OBRA, a los Apóstoles de los Sagrados Corazones, por medio de mi Mensajero, REVELÉ EL CENÁCULO DE ORACIÓN, para que unidos RECIBAN EL ESPÍRITU DE DIOS.
Cada oración que he revelado y que forma parte de este Cenáculo de Oración, es un CLAMOR DE GRACIAS y de MISERICORDIA.
Cada oración contiene, UNA GRACIA PARTICULAR PARA LOS HIJOS DE DIOS, EN ESTOS ÚLTIMOS TIEMPOS, es por eso que como Madre insisto: VUELVAN COMO FAMILIA A LA ORACIÓN. 

La Oración de una alma justa podrá salvar a muchas otras.  LA VOZ DE LA MADRE URGE QUE LLEGUE A TODA LA TIERRA, para que muchas almas se encuentren con mi Hijo. Y tu pequeño Carmelita, donde se te pida llevar el mensaje, debes de ir.  Porque si una alma pide escuchar el Mensaje, es porque ha sido tocada por la Divina Misericordia de Dios. Debes ir y proclamar, QUE VUESTRA MADRE MUY PRONTO TRIUNFARÁ, Y DESEA QUE TODOS SUS HIJOS, PARTICIPEN DE ESE TRIUNFO. 

Hijos, los animo a orar mucho el Cenáculo que he revelado para conseguir la paz del mundo, la conversión de  muchos pecadores, la unión de las familias y, sobre todo, la Gracia de la Santidad.

Les doy Mi Bendición Maternal, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


domingo, 20 de agosto de 2017


Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús
18 de Agosto de 2017

Mi Sagrada y Dolorosa Pasión, no sólo fue vivida en Jerusalén del Huerto al Sepulcro, también he sufrido mi Condena en sus corazones. Reflexionen ¿cuántas veces me han negado como Pedro? pero Pedro se arrepintió ¿cuántas almas han preferido los bienes de la tierra y han vendido a Jesús como Judas?  ¿cuántas veces los que se llaman mis amigos se han comportado como los soldados del Templo, o los soldados del Gobernador?¿cuántas veces sus corazones han tenido la actitud de Caifás, de Anás, y de los que me injuriaban? ¿cuántos hombres han caído en el error de traicionarme y lavar sus manos?.

Humanidad, *mi Lamento es Eterno*.  Soy Dios y estoy en la Gloria, pero también *soy Redentor* y sufro por los que amo.
¡Almas!, que se han dejado atrapar por la sordera, por el mudismo, por la desobediencia. 

Hijos, *piensen más en mi Pasión*, mi Pasión no es sólo verme Crucificado, *mi Pasión es sentir mis Sentimientos, sentir el Dolor de cuando me taladraron mis Manos y mis Pies*. ¡Cuántos se desaniman por el peso de la misión! y Yo cargué con una Cruz.
Lo único que me motivaba a seguir al Calvario, era el saber que *cancelaría sus deudas*.

¡Hombres! ¿por qué no valoran eso?. He dado mi Vida por Ustedes, una y otra vez. Ahora *en la Santa Misa doy mi Vida por ustedes* .
¡Cómo anhelo que cambien sus corazones! pero Yo como Dios sólo puedo enseñar, corregir; la libertad está en ustedes, los que se hacen daño son ustedes. ¿Hasta cuándo oirán mi Mensaje? Reflexionen un poco en mi Dolor, cada día. ¡Y cuando piensen en lo que sufrí por todos...! porque a todos los amo inmensamente, ningún ser humano está fuera de mi Mirada de Misericordia.

Piensen más en mi Dolor. Y de los apóstoles de mi Corazón, *¡misericordia quiero! misericordia quiero que practiquen* ¿Hasta cuándo almas mías? En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


viernes, 18 de agosto de 2017

Mensaje de Manuel de Jesús:

San José vino vestido de blanco, capa dorada, su Corazón en el pecho. En su mano derecha, tres lirios grandes en una sola rama y una corona de lirios en su cabeza. 
El padre San José dijo algo que me impresionó: 

«TODAS LA REVELACIONES DE ESTE SIGLO HAN PREPARADO LA LLEGADA DEL APOSTOLADO, INCLUSO LOS MENSAJES DE LA REINA DE LA PAZ SON PREPARACIONES PARA ESCUCHAR Y SER PARTE DE LOS LLAMADOS DE AMOR Y CONVERSION»


Llamado de Amor y Conversión del Casto y Amante Corazón de San José.
16 de Agosto de 2017

Pequeño mensajero, del Carmelo. recuerda la escena del Profeta Elías orando en el Monte; una pequeña nube se levantó desde el mar hacia el cielo. Esto lo contemplaba el Profeta Elías, quien descubrió en ese signo  un Mensaje escondido de Dios. Eso que miró el Profeta Elías, la nube que se alzaba hacia el cielo, es una Profecía de la Asunción de la Santísima Madre al Cielo.

Ahora nos dirigimos a Jerusalén; la Madre suspiró lentamente mirando al cielo, cerró sus ojos y durmió.
Todos los creyentes, lloraron por su Madre; Apóstoles, discípulos, las piadosas mujeres, los nuevos cristianos, se reunían para dar un último beso de amor a la Reina. 

Los Apóstoles cargaron el Cuerpo de Nuestra Madre hacia un sepulcro muy cerca, del sepulcro donde fue colocado el Cuerpo de Jesus, y allí Pedro, Juan, Santiago, pusieron el Cuerpo de la Virgen, piadosamente, dentro del sepulcro; un aroma a rosas se extendía sobre todo el lugar. Los reunidos ahí, podían escuchar Cantos Celestiales.

Depositaron el Cuerpo, cerraron el sepulcro, y alrededor de él cantaron, oraron, esperaron. La Señora fue llevada al Cielo por una Legión de Ángeles. Jesús también bajó del Cielo para recibir a su Madre.

En la Puerta del Reino, estaba Yo, San José, para recibir a Mi Madre, a Mi Reina, a Mi Esposa, fue un Día Solemne en la tierra y en el Cielo. Todos los bienaventurados contemplaban y decían: ¡Allí está la Señora! ¡Ahí está la Corredentora! ¡Ahí está la Madre del Universo! ¡Dulce Maria! ¡Hermosa María! fuiste glorificada por tu humildad, fuiste  glorificada por ser tan pequeña en todo, fuiste glorificada por humillarte continuamente!.

Hijos, los hombres cometen el error de imponerse, cometen el error de trasmitir miedo para ser respetados y no, hijos, el hombre y la mujer de Dios, son amados por su servicio. El poder de todo cristiano, y de todo hijo de María, está en ser humillado, en servir *. La pequeñez, al igual que la pequeña Maria, *es el arma que doblega las torres orgullosas, porque, en Maria, los humildes servidores de Cristo, contemplan también la Gloria que les espera  ¡Salve Reina!, San José, te recibe y te saluda. 

Hijos muy amados de María, mírenla, imítenla y obedézcanla. Los bendigo con alegría, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.



miércoles, 16 de agosto de 2017


Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de  María
14 de Agosto de 2017

Pequeño carmelita, ven conmigo al Cenáculo de Jerusalén, donde mi Hijo Jesús celebró la Pascua e instituyó la Sagrada Eucaristía con los Apóstoles. En este mismo lugar sucedió el gran milagro de Pentecostés, y en este mismo lugar *mi Alma fue arrobada, en un acto de Amor,* para volar hacia el encuentro con Jesús.

Días antes de mi Pascua, es decir, de mi Paso al Cielo, me dirigí al Cenáculo de Jerusalén, acompañada por Juan _el discípulo amado_, y María Magdalena _la fiel reparadora_ que, con sus lágrimas, expiaba y reparaba por los pecados de los demás.

Estando ya en el Cenáculo, he pedido encontrarme con todos los Apóstoles, discípulos y servidores de mi Hijo. He sido para todos ellos; Madre, Maestra, Educadora, Consejera.

Les hablaba de mi Vida, de Jesús. ¿Qué mejor que una Madre Santa para hablar de su Hijo a los demás? Todos me llamaban Madre, todos me reconocían como Madre, porque como una Iglesia Tierna, Naciente, Inocente, Jesús la confió a mi Cuidado Materno. Y estando allí, di mis últimos Consejos, mis últimas Palabras, mis últimos Besos y Abrazos de Madre, a todos ellos.

Ellos no sabían que estaba ocurriendo, pero Yo fui iluminada por el Espíritu de mi Hijo. Era tanto mi deseo, mi anhelo, mi añoranza de Jesús, que rogaba siempre que mi Hijo viniera por Mí. Mi Paso a la Eternidad no ocurrió por ninguna enfermedad, solamente mi Espíritu fue arrebatado por el Amor, el Amor Inmenso que tenía hacia mi Hijo. Y con este mismo Amor de Madre hacia Jesús, también lo dispuse a la Iglesia, y antes de mi Pascua, encomendé muy bien la Iglesia en el corazón de Pedro. Besé a mis pequeños en la frente, los miré, sonreí, conversé con todos.

Hijitos, hasta el último momento de mi Vida en la tierra me entregué a todos. Yo no juzgaba, ni seleccionaba al santo, al bueno, o al pecador, o al injusto. Yo los amaba y Yo los amo a todos. Y como Madre Yo los invito a que, de verdad, abran sus corazones, a que dejen que sus corazones sean transformados por mi Hijo.

Miren hacia el Cielo, anhelen el Cielo, piensen en la Eternidad; pero eso no justifica de que no practiquen bien la vida terrenal. ¡Caridad!¡Caridad! ¡Caridad!, serán juzgados al final por el amor. Recuerden, por la falta de amor muchísimas almas ya se han perdido.
El misterio de mi Tránsito al Cielo está impregnado por una Caridad Inconmensurable .

Hijos, sólo la Caridad hará de ustedes grandes santos. ¡No esperen más tiempo! ¡ya tienen suficiente tiempo y vida para vivir y encarnar el Evangelio de mi Hijo!. Los animo: *sean santos*. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.



Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María.
12 de Agosto de 2017

Queridos hijos, como Madre de Jesús y Madre de todos los pecadores, deseo invitarlos a que abran sus corazones al Amor de Dios.
Jesús los ama. Mírenlo a Él en la Cruz, con sus Brazos abiertos, para recibirlos a todos y conceder el perdón ¡Jesús los ama!.

El dolor más grande que puede dar el mundo a nuestros Corazones Unidos es dudar del Amor De Dios. Cuando un alma duda del Amor de Dios entristece grandemente el Corazón de mi Hijo.
Jesús Crucificado es la prueba más grande del Amor Verdadero, del Amor Santo y Divino.

Abandónense en los Brazos de Jesús, inúndese del Amor de Dios, y también tramitan este Amor Santo a los demás. Sean faros de Luz y Amor en el mundo, en la Iglesia, en sus familias.

Oren, oren mucho, oren sin cesar, para que también ustedes experimenten el Amor de Dios. Yo vuestra Madre, les bendigo y les protejo, les doy mi Bendición Maternal, en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


sábado, 12 de agosto de 2017


Llamado de Amor y Conversión  del Sagrado Corazón Jesús
11 de Agosto 2017

Aquella Noche Eucarística cuando, con mis amados Apóstoles, celebré la fracción del Pan pidiendo que conmemorarán esta Santa Cena, en el Cenáculo de Jerusalén, mi Sacrificio fue simbólico, pero en el momento que impuse mis Manos sobre el pan y el vino, se dio el milagro de la Transubstanciación, donde el Pan y el Vino era mi Cuerpo Vivo y mi Sangre Real. Así que la Pascua dejó de ser simbólica para convertirse, en esa noche, en un Sacrificio Vivo y Real.

El Jueves Santo, mi Sacrificio fue en el Pan y en el Vino, y el Viernes Santo, mi Sacrificio fue con la Cruz. Esa Noche Santa, me retiré al Huerto, fuera de la ciudad, a orar. En ese momento, mientras caminaba hacia el Huerto, mi Corazón se despedía del Corazón de mi Madre.
Cuantas veces mi Madre me protegió, pero esa Noche sabía que no podía hacer nada por Mí, porque para eso había venido al mundo. 
Mi Madre, también muy afligida, aceptó con paciencia, el Querer de Dios.

Llegando a Getsemaní, me postré y oré; oré por el mundo, oré por los pecadores, oré por Judas, por Anás, por Caifás, por los soldados romanos, oré por ustedes.
En ese momento, mi Corazón entró en agonía; todos los pecados del mundo, desde el primero, los vuestros, y el pecado del último hombre en la faz de la tierra, recayeron sobre Mí, y me hice pecado por ustedes, y en ese momento Dios estaba solo, Dios se hizo nada por ustedes.

Y aun el mundo cae siempre en la mentira de creerse algo. El orgullo humano jamás va a entender, mi Agonía en el Huerto, solo los humildes alcanzan en este lugar.
Cada pecado pasó frente a Mí, y el dolor que sentía era como si Yo, Jesús, los hubiera cometido, pero Yo asumí sus pecados para que ustedes se salvaran. 

Tenía miedo, nostalgia, pero mi Corazón estalla de Amor; el Sudor de Sangre de mi Frente, fue por Amor. 
Lamentablemente, mi dolorosa Pasión es olvidada.
Si el mundo pensara más en lo que sufrí seguramente vivirían más en santidad, pero mi Corazón sufre al ver que, incluso los Consagrados, se olvidan de mi Pasión.

Sólo los humildes pueden comprender esto, sólo los pequeños de corazón pueden entender mi Dolor. ¡Háganse pequeños! ¡háganse pequeños con todo el corazón! para que acompañen a vuestro Jesús en el Dolor. 

Les invito a orar conmigo en mi Agonía de Getsemaní. Les doy Mi Bendición; en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.


jueves, 10 de agosto de 2017


Llamado de Amor y de Conversión del Casto y Amante Corazón de San José
9 Agosto 2017

Hijos queridos, desde antes de comprometerme con María, como lo ordenaba la ley judía, Yo ya admiraba, contemplaba, a María. La pureza, la humildad, el amor que María irradiaba en la tierra, sólo Jesús pudo superarlo porque era Dios; pero María, aún siendo pequeña criatura, ya reflejaba lo divino, lo eterno. 

Y desde el momento de la Encarnación del Verbo, en su Vientre, María se hizo la Entrada al Reino de la Divina Voluntad, porque María actuaba, hablaba, oraba, haciéndolo todo, con el Amor Santo, y este Amor Santo la unía en la tierra a la Divina Voluntad. 

Ahora es, por eso, que Yo los invito a reflexionar: ¿cómo actuaría María en mi lugar?, ¿cómo respondería María si fuera yo?, ¿con qué amor?, ¿con cuánta dedicación María serviría a mis hermanos si fuera yo? 

Hijos, para ser hijos de María no basta con consagrarse a Ella, la Consagración a su Doloroso e Inmaculado Corazón es la puerta de entrada, pero la Consagración debe vivirse, nuestros Llamados de Amor y de Conversión son un estilo de vida, por eso mediten si actúan, hablan, sirven, incluso si oran como María y si, aún, no es así: ¡qué más esperan para empezar a imitar a la única criatura que jamás ofendió al Señor! 

Imiten, pues, en todo, totalmente en todo, a la Reina Celestial. Y cuando Jesús los vea a ustedes transformados en María serán ustedes muy agradables para Él. Con amor de Padre, que quiere educar a sus hijos, les doy mi bendición: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


martes, 8 de agosto de 2017


Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
7 de Agosto de 2017

Queridos hijos, los llamo a que contemplen, con Mi Corazón y con Mis Ojos, a Jesús. 

Hijitos, es muy importante sentir los sentimientos de Jesús, ponerse en el lugar de Jesús, para entender a Jesús. Mi Hijo, no con impaciencia ni enojo, dijo a Pedro y a los apóstoles: ¡hombres de poca fe! 
Mi Hijo lo dijo con tristeza, con dolor; tanto tiempo los apóstoles con Mi Hijo y aún no entendían la Palabra de Dios, y su fe era muy pequeña. 

Hijos, deben pedir la fe, es necesario orar para que aumente vuestra fe, pero también es muy importante, que a la par de vuestra fe, pidan el don del amor. La fe y el amor darán como fruto la esperanza. 
¡Tanto tiempo oyendo la Palabra de Mi Hijo! ¡Tanto tiempo que Nuestros Sagrados Corazones les están enseñando! y aún tienen poco fe, y aún no demuestran el amor a los demás. 

Para decir con los labios que Dios es Amor, deben mostrarlo con sus obras. ¿Acaso vuestra fe tiene que contradecir sus obras? Hijos, el amor es importante, la caridad es importante; caridad en las miradas, caridad en los gestos, caridad en el hablar. 

Que vuestro amor crezca y también crezca en su interior el silencio, para que puedan comprender mis palabras, para que tengan fuerzas para vivir mis mensajes. Oración, fe, caridad y silencio, para que crezcan en el camino del Evangelio. 

Hijitos, respondan con obediencia a mi mensaje. Con Amor maternal los bendigo; en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amen.

domingo, 6 de agosto de 2017


Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
5 de Agosto de 2017

Queridos hijos, vuestra Madre los exhorta a abrir el corazón, veo en sus corazones la dureza de la roca. Aún, hijitos, no han permitido que mi Hijo, con su Palabra, ablande sus corazones.

La roca es rígida, es dura, no se mueve, no avanza, por la misma dureza de que está compuesta. Los corazones duros no avanzan, no caminan, no mejoran, porque están rígidos, y cuando llega la Palabra de Dios, al caer en la roca; cuando como semilla se siembra, crece, pero llega un momento en que se ahoga la semilla, el fruto, la Palabra, se ahoga y se seca.

La Palabra de Mi Hijo que cae en corazones duros, se ahoga. Los invito a abrir el corazón, a tener corazones sinceros Conmigo, vuestra Madre, y a tener una voluntad decidida. Los invito a un cambio profundo, a un verdadero cambio.

Hijos, los invito a la santidad. No es un honor ser santos; para los cristianos, la Santidad es un deber: ser santos, como nuestro Padre es Santo, porque son imagen y semejanza de Dios.

Sean pues la imagen de Dios en el mundo. Los amo con Amor Maternal, en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.



Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús
4 de Agosto de 2017

Queridos Hijos, los invito a contemplar, a meditar,  y adorar Mis  Santas Llagas; cada herida de Mi Cuerpo, cada parte de Mi Cuerpo, que fue rasgada, abierta. En la más pequeña herida de Mi Cuerpo. con Mi Sangre, declaré Mi Amor a la humanidad, declaré Mi Amor por cada uno.

Me duele Mi Corazón al mirar que el Sacrificio de Mi Dolorosa Pasión no es considerado, valorado, ni respetado. ¡Humanidad! ¿por qué olvidas el precio que pagué para salvarte a ti y salvar  a cada uno de tus hermanos? Debes aprender  que tú, que los demás, incluso aquellos que no te agradan, aquellos que odias, aquellos que rechazas, Yo los he comprado con Mi Sangre, a todos los he comprado con la Cruz.

Por eso, invito a que me contemples. ¡Alma! contémplame crucificado, comprende también que Mi Sacrificio fue para salvar a otros, a todos, como a ti mismo.

Hijos, saben que el pecado que destruye, que destruye el mundo, la sociedad, Mi Iglesia, es el pecado del egoísmo. El egoísmo es igual, es lo mismo, que decir el no-amor. El egoísmo es el desamor y, lamentablemente, incluso Mis discípulos cargan con el pecado del no-amor.

Hijos, al final serán examinados, nada más que en el mismo amor. Al final, lo que importará para la salvación eterna de sus almas será la práctica del amor. No olviden, hijos, lo que dijo ya Mi Apóstol Pedro, "la Caridad de Cristo urge". El Amor de  Dios en el mundo de hoy, en ustedes, urge, y de cada herida de Mi Cuerpo, yo he dado a ustedes el Amor. 

No lo desprecien, porque ya mucha indiferencia y rechazo he soportado. Ámense los unos a los otros, como Yo los Amo. Los bendigo, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amen.



jueves, 3 de agosto de 2017


Llamado de Amor y de Conversión del Casto y Amante Corazón de San José
2 Agosto 2017

María, Mi virginal Esposa, de espíritu angélico, en su pensamiento reinaba la sabiduría, en su Corazón reinaba la caridad, en sus palabras reinaba la prudencia y el silencio, y en sus gestos reinaba la humildad. 

Mi esposa María fue siempre simple, sencilla, mínima, evitaba en todo ser vista, ser atendida. La Madre del Mundo servía, pero evitaba ser servida; amaba, pero nunca buscó ser amada; se entregó a todos en Dios, pero jamás reclamó nada para Ella misma. Todo le entregó, hasta su propio ser; se anonadó, se inmoló, se humilló profundamente, para no ser Ella, sino que en todo fuera Dios. Y mi Corazón humano, de hombre, de padre, de esposo, pero también de hijo, aprendió de Ella, la imitó, se consagró a Dios por medio de Ella. 

Yo vuestro Padre San José viví en silencio, para contemplarla, para no perderla nunca de vista, para no dispersarme con el ruido y el pensamiento, de la devoción, del amor y de la piedad, con la que María vivía en la tierra. 

Ay hijos, sus corazones aún están muy duros, para contemplar y comprender la sensibilidad de María: su profundo amor y humildad. ¡Torre de Babel destrúyanse, para que se levante la Torre de Marfil, la Torre de Gracia, la Columna del Cielo! María la humilde, María la silenciosa, María la servicial, y hasta que sus corazones se hagan muy pequeñitos, hasta que sus corazones aprendan a perdonar, hasta que en la familia vivan en paz, comprenderán la grandeza de María. 

Lean a Sofonías en el capítulo uno. María, la humilde, y vuestro Padre San José, vuestro protector, los bendecimos: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


martes, 1 de agosto de 2017


Llamado de Amor y de Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
31 Julio 2017

Queridos hijos, Mi Corazón Inmaculado es el Trono y el Sagrario de la Sabiduría Divina. El Espíritu Santo por medio de Mi Corazón Inmaculado distribuye la Divina Sabiduría a quienes con fe la piden. 

Hijos, por eso, los invito a que derriben la orgullosa Torre de Babel de sus corazones, sólo un corazón humilde es capaz de reconocer sus pecados, pero aún más humilde es el corazón que acepta ser perdonado por Mi Hijo. 

Hijos, alégrense porque vuestra condición de pecado ha hecho que el Padre envíe a Jesús a salvarlos ¡Alégrense y reciban el Amor, el Perdón y la Redención que Cristo quiere darles! ¡Sean humildes! El orgullo confunde, equivoca y destruye. La humildad construye, guía y fortalece. 
Si los hombres levantaron la Torre de Babel con orgullo, el Cielo levantó la Torre humilde de la Cruz. 
La Torre de Babel destruyó y desunió. La Torre humilde de la Cruz unió el Cielo y la tierra y salvó al mundo. 

Mi Llamado, hijos, es a la humildad y a que se aparten del pecado del orgullo. La oración y el ayuno les ayudará en practicar la virtud de la humildad. 
Les doy Mi Bendición Maternal: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

sábado, 29 de julio de 2017


Llamado de Amor y de Conversión del Sagrado Corazón de Jesús
28 Julio 2017

¡Adora el precio de tu Redención! 

Alma fuiste comprada para el Reino de Dios con Sangre, con Mi Preciosa Sangre. La Primera Alianza de Mi Padre con su pueblo queda perfeccionada con la Nueva y Eterna Alianza, con el derramamiento de la Sangre del Sacrificio en la Cruz del Calvario. 

Esa Crucifixión, esa Alianza firmada con Mi Sangre, sellada con los clavos que traspasaron Mis Manos y Mis pies y por la lanza que traspasó Mi Costado, es la Alianza Nueva, es la Alianza Eterna, que se actualiza, que se hace viva nuevamente en la Santa Misa. 

Los hombres continuamente olvidaban la Alianza de Dios con sus padres, y el Padre Eterno llamaba profetas a que anunciaran nuevamente su Promesa, su Mensaje, su Alianza. Sin embargo a Mi Padre siempre se le ignoró. En la plenitud de los tiempos me envió, nacido de la Virgen Santísima, y también a su Hijo se le ignoró, se le odió, y se lo llevó hasta la Cruz. Y ahora suscito nuevos profetas a que anuncien otra vez Mi Evangelio, a que restauren otra vez Mi Iglesia 

¡Ay, hijos Míos, y a éstos también se les ignora y se les odia! Con el Corazón triste, pero lleno de Amor, humanidad: ¿hasta cuando te rendirás a Mis Pies? ¿Hasta cuando ustedes tendrán corazones de piedra? Con esas mismas piedras golpean a su Jesús. 

Queridos hijos, ¿hasta cuando rechazareis Mi Espíritu e ignorarán Mis Palabras? Les amo y quiero salvar al mundo entero ¡Escúchenme con el corazón! En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


jueves, 27 de julio de 2017


Llamado de Amor y de Conversión del Casto y Amante Corazón de San José
26 Julio 2017

El Instrumento: San José ha venido acompañado del Niño Jesús, de San Joaquín y de Santa Ana.

El Padre San José: Amadísimos hijos de Mi Castísimo Corazón, contemplen a la Sagrada Familia, regresen su mirada a la cueva de Belén, vean en esa oscuridad, que envolvía esa cueva, el frío, la dureza de las piedras y de la tierra, que la formaba. 
Ahí, en ese lugar, tan despreciado por el pueblo de Belén, Dios quiso nacer, Dios fue Niño, fue Hombre, amó con Corazón humano y sufrió el sufrimiento y el dolor humano, pero siempre fue fiel al Padre. 

Los exhorto, vean el misterio del Nacimiento del Niño: Dios puede transformar una cueva en una cuna, en un altar, en un sagrario; Dios puede transformar los corazones, pero éstos tienen que estar abiertos como la cueva de Belén estaba abierta, a pesar de ser un lugar incómodo, indeseable, estaba abierta. 

Hijos, abran la cueva del corazón, que el Niño Jesús transforme esas piedras en carne viva, en corazones sensibles, en corazones dispuestos a vivir la Palabra de Dios. ¡Oren! Oren, para que puedan comprender la importancia de la oración, la necesidad del ayuno; oren, para que puedan discernir Nuestras Palabras. ¡Oren por las familias! ¡Oren en las familias! La familia fue la primera creación magnífica de Dios y que Satanás, desde un principio, quiso destruir en el jardín del Edén. Y en estos Últimos Tiempos, Satanás lucha contra la familia, porque sabe que la Iglesia ha nacido del seno de la familia. 

Hijos, comprométanse con las intenciones de Jesús y de María. Les doy la bendición de la Santísima Trinidad: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


martes, 25 de julio de 2017


Llamado de Amor y de Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
24 Julio 2017

Queridos hijos, los invito a abrir el corazón con alegría. Nuestros mensajes son mensajes de esperanza que marcan el camino e iluminan el sendero, para que todas las almitas fieles no se extravíen por la densa tiniebla que pesa sobre el mundo. 

Hijos, escuchar, obedecer y vivir nuestros mensajes debe ser para ustedes motivo de alegría y de esperanza. Sólo con el corazón alegre y en paz nuestros mensajes darán fruto en ustedes. 

Hijos, les exhorto: céntrense en la oración, que su mente, alma, cuerpo, ore y, así, orando aprenderán a orar. Abran sus corazones con alegría. 

Les doy Mi bendición maternal: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


sábado, 22 de julio de 2017


Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús
21 de julio de 2017

Cuando el trigo es cortado, se lleva al molino para formar, con la harina que se obtiene, el pan. Y de una semilla que a simple vista pareciera inservible, inútil; una semilla plantada sin sentido. 
El que la ve, ignora la grandeza de una simple semilla de un mismo trigo, que se hace pan, que se hace Hostia. Yo me encarno, Yo me hago Vida. Yo soy ese Pan que se consagra en el Altar.

Así, hijos de Mi Corazón, así es el cristiano para el mundo, así es la Fe para el mundo; un grano inservible, un grano que a primera vista no tiene sentido. Sin embargo, esos granos esconden la Gracia de Mi Espíritu. 

Así, hijos, ustedes granos de trigo, cuando se humillan, cuando sufren con paciencia, cuando desean enfrentarse a los demás pero guardan el silencio, cuando dicen "no" a su voluntad humana; se hacen harina, harina que con Mi Sangre Yo amaso para hacerlos Pan.

Envío Mi Espíritu a ustedes para consagrarlos y para hacerlos copias vivientes de Mi Corazón. Hijos, encarnen Mis Mensajes. Cada Mensaje de nuestros Sagrados Corazones es un recordatorio del Evangelio. Vivan Mis Mensajes, tengan compasión de su Dios.

El mundo hoy está gritando otra vez ¡Barrabás! ¡Barrabás!, ¡Barrabás!. Hijos, resto fiel, tengan misericordia de Vuestro Jesús, apiádense de Mi Corazón, apiádense de Vuestra Madre, tengan misericordia de Nuestros Sagrados Corazones.

Con Amor Misericordioso, Yo los bendigo, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.


jueves, 20 de julio de 2017


Llamado de Amor y de Conversión del Casto y Amante Corazón de San José
19 Julio 2017

Queridos hijos, los invito a contemplar el taller de Nazaret, allí, en silencio, Yo trabajaba para sustentar a Jesús y a María. Allí, como grano que se tritura para hacer la harina y formar la hostia, de igual modo, me entregaba Yo, como una Hostia, para consolar, servir y amar a Jesús y a María. 

Mi Corazón también fue y también es Hostia Víctima, porque, como hijo de Israel, reparé el rechazo del pueblo hacia su Mesías aceptándolo como Mi Hijo, y, como hombre justo, reparé el rechazo hacia la Virgen María, cuando salió embarazada por obra del Espíritu Santo, aceptándola como Mi Esposa, porque su vida corría peligro al ser repudiada, y, continuamente, reparé y consolé a los Sagrados Corazones. 

Hijos Míos, una de las formas más grandes de reparar y de consolar a los Sagrados Corazones de Jesús y de María es renunciar a la voluntad propia, cuando renuncian a su voluntad, en cada momento, aceptan la Voluntad de Dios. Oren y ayunen, para que tengan corazones firmes y espíritus fuertes que, sin desmayar, estén siempre dispuestos a servir a Jesús y a María, y, también, por medio de Ellos a los demás. 

Les bendigo como el Patriarca de la Familia de Nazaret: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


martes, 18 de julio de 2017


Llamado de Amor y de Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
17 Julio 2017

Queridos hijos de Mi Corazón Inmaculado, Mi Hijo Jesús ha venido al mundo con un mensaje de paz, de conversión, con una invitación a la conversión y al cambio de corazón; su mensaje fue rechazado, hasta el punto de que el rechazo humano lo llevó a la Cruz. Pero, ahora, Mi Hijo, que es Misericordia Eterna, me envía como Madre a transmitir a su pueblo los últimos Llamados de Amor y de Conversión, para que su mensaje no sea olvidado. 

Hijos, muchos se preguntan: ¿por qué tantos mensajes? Hijos Míos, una madre no se cansa de repetir los mismos consejos a sus hijos y Yo soy vuestra Madre; les invito, hijos Míos, nuevamente, a que tomen con mucha seriedad Mis mensajes ¡Vívanlos! ¡Oren! Oren para que Mis mensajes se encarnen en sus vidas, y sean testimonio para los hombres, y sean consuelo para Dios, que está muy ofendido. 

Mis mensajes son del Cielo y deben tomarlos en su corazón con un espíritu de devoción, de piedad, de respeto, pero, sobre todo, con un espíritu dispuesto y humilde. 

Vuelvan su mirada a Nazaret, el día de la Anunciación, y no alejen de sus corazones esta frase: hágase en Mí según su Palabra. 
Les doy Mi bendición maternal: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén


Llamado de Amor y Conversión  del  Sagrado Corazón Jesús
14 de julio 2017

Mis amados hijos de Mi Corazón Eucarístico, en cada Sagrario del mundo está Mi Corazón palpitando, pidiendo en silencio ser amado, ser adorado, ser visitado.

El Sagrario, es la Roca de la Iglesia, porque en Él, se guarda, la Vida y la Fuerza del Cuerpo Místico, que es la Sagrada Eucaristía. Y en cada Eucaristía estoy pidiendo Adoración y Reparación.

Hijos, muchas almas han perdido el conocimiento y el valor de la Santa Misa, y al Santo Sacrificio . En estos últimos tiempos, se da poca importancia y Mi Corazón sufre porque en cada Altar me entrego como lo hiciera en el Calvario, me entrego para que Mi Padre aun tenga Misericordia.

Pero, hijos Míos,  ahora son ustedes los que deben tener misericordia y piedad con su Dios. Son ustedes los que deben, ahora, practicar la caridad con vuestro Dios .

Dios los ama y no puede ningún ser humano dudar del Amor que la Santa Trinidad tiene por ustedes.
Pero ahora le corresponde al hombre ser misericordioso con Dios, escuchar a Dios, aceptar el Amor de Dios. Si el mundo rechaza aun más el Amor de Dios, el pecado y el egoísmo, avanzarán y destruirá muchas vidas. Hijos, en el Amor Santo está la llave de la Bendición y la Salvación.

Ámense unos a otros,  amen a su Dios. Los bendigo, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amen.