Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús - 20 de noviembre del 2017

MI Divina Misericordia desea abrazar al mundo entero con sus rayos de Amor, pero el mundo está tan sumergido en el mismo que se olvida de la presencia eterna de Dios. He venido con un mensaje de Misericordia para que las almas crean; se conviertan y sean felices porque la confianza en Mí Corazón da Paz y la alegría es fruto de la Paz. Quien no tiene paz en su corazón vive en la amargura y en la tristeza ensuciando su alma de desconfianza en Mi Misericordia y la mayor pena que pueden dar a Mi Corazón es desconfiar de  Mi Amor. 

Aunque el camino de la Cruz se torne oscuro y la Cruz de cada día sea pesada es un camino de amor, de entrega y de confianza. Cuánto he deseado derramar el don de la humildad, de la sencillez, de la caridad y cuando lo hago solo recibo un no de sus corazones. Cuánto les he enseñado en la Palabra de Dios y cuánto Mi Madre les ha invitado al Amor y sus corazones están duros y fríos muriendo por la falta de Paz. Quien cree en Mí eso le basta, la Fe. Y la Fe unida al Amor lo puede todo. 

Los invito; Vivan su Fe unida al Amor y vencerán conmigo. Mi Misericordia desea tanto abrazarlos, pero necesito humildad de corazón. Los Amo tiernamente. Los invito a sembrar paz. 

Les doy mi bendición con Mi Amor Misericordioso en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de la María - 19 noviembre de 2017.

Queridos hijos, hoy les invito a caminar el sendero hacia las moradas de la perfección. Es el camino de la fe. Es el camino de los Sacramentos. Es la vida de oración y ayuno. Es muy necesario pedir la Gracia del arrepentimiento porque el alma que ama a Jesús sufre por no corresponder al Amor de Jesús y al experimentar el dolor del pecado,pero asistidos con la Fe y la Luz que les transmite el Espíritu Santo se da una conversión sincera. Cuando el alma sabe que en lo más mínimo no ha correspondido al Amor de Dios, cuando el alma reconoce sus pecados y es absuelta de sus culpas, debe seguir caminando a la Luz del Evangelio. En ese caminar de la fe estarán presentes las pruebas, pruebas que purifican el corazón y cuando purifican el corazón lo hacen más precioso a los Ojos de Dios. Pruebas de fe,  sufrimientos físicos, o ataques e incomprensiónes, pero todo ello ofrecido con amor limpia el alma y al seguir mis Llamados de Amor y al practicar el Evangelio, llegan a la primera morada qué es mi Corazón: el adentrarse en mi Corazón y en recibir desde mi Corazón Gracias especiales, sobre todo la Gracia del Amor Santo. Por eso siempre les invito a que oren incesantemente para que primero puedan conocer el Amor de Jesús y cuando conozcan el Amor de Jesús todo en su vida será nuevo. Oren y que la oración sea para ustedes alegría, gozo y confianza. Les doy mi Bendición Maternal.

Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús - 17 de Noviembre 2017

He enviado a mi Madre a anunciar, a llamar y a congregar. 
Su mismo Corazón Doloroso e Inmaculado es el Llamado al Mundo.

Desde aquí, mi Madre vestida del Sol, como el Ángel Mensajero del Apocalipsis, viene a anunciar: "El Advenimiento del Reino de Dios y mi Venida a la Tierra".

Escuchen nuestros Llamados de Amor y de Conversión, nuestros Dos Corazones son los Dos Testigos del Apocalipsis que están predicando la conversión e invitando a toda la humanidad a que se consagre a nuestros Sagrados Corazones.

Yo les invito a tener Paz, la Paz es muy importante para que escuchen la Voz de Dios y puedan discernirla, y obedecerla.
Y tu pequeño Elías, nuestros Corazones están unidos con la misma Corona y atravesados con la misma Espada, que ha unido mi Corazón con el de mi Madre. Y ahora, por Gracia y Misericordia, con tu pequeño corazón.

Esta alianza de nuestros Sagrados Corazones es un Llamado también a todos, a que se entreguen totalmente a esta Obra del Reino de Dios.

Los bendigo con Amor Misericordioso: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Llamado de Amor y Conversión del Corazón  Doloroso e Inmaculado de María - 16 de Noviembre de 2017

Queridos hijos, Soy la Madre de las Bodas del Cordero y de los Últimos Tiempos y, desde mi Corazón Doloroso e Inmaculado, trasmito mi Llamado al mundo.

Queridos hijos, sus almas son esposas de Jesús. Él  las rescató, del pecado y de la muerte, muriendo en la Cruz. Y desde el día que reciben a mi Hijo por primera vez en la Sagrada Eucaristía, sus almas se desposan con el Señor, sus almas se unen, como en un matrimonio espiritual, con Jesús. Pero la mayoría de mis hijos no lo entienden porque les falta fe, porque la oración no se ha hecho alegría en sus vidas.
Sus almas son esposas del Cordero de Dios y cuando una alma comete un pecado, le es infiel a su Esposo; la infidelidad espiritual consiste en desear otras cosas que no son de Dios, en desear la voluntad humana y no la Voluntad Divina.


Comprendan, que son esposas del Esposo Celestial, deben ser fieles a la Majestad Divina que los ha rescatado desde su Humanidad. Desde su Corazón Humano traspasado en la Cruz, Jesús los rescató.
Hijos, el Corazón de Jesús es un Corazón de Dios y de Hombre, los ama, los comprende y los ha rescatado. Hijos, amen a Jesús, verdadero Dios y verdadero Hombre.


Santa Gertrudis intercede, junto Conmigo, ante el Corazón de mi Hijo, por todos ustedes, mis apóstoles.
Yo les doy mi Bendición Maternal, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo . Amen.

Llamado de Amor y de Conversión de Casto y Amante Corazón de San José - 15 Noviembre 2017


Hijos de Mi Castísimo Corazón, deseo hablarles sobre el don del agradecimiento. Un alma agradecida es un alma que se sabe amada; es un alma que sabe que Dios la ama infinitamente. En Nazaret mi única oración era una continua acción de gracias, porque el Padre Todopoderoso me confío lo más precioso, a su Hijo y a la Creatura que después de Jesús es la más Perfecta y la mas Santa, la Inmaculada Virgen, los Dos Tesoros del Reino Celestial. Mi Corazón exultaba de gozo y agradecía, porque Dios ha sido bueno con su Pueblo.

Queridos hijos, ustedes tienen mucho porque agradecer a Dios, Él siempre es Bueno, Paciente y Tierno con ustedes. Agradezcan en sus sufrimientos, porque los purifican; agradezcan en las pruebas, porque los hace fuertes; agradezcan en la alegría, porque Él siempre está con ustedes; agradezcan por estos Llamados de Amor y de Conversión que son un tesoro de la Divina Misericordia, para salvar muchas almas. Y desde este hogar de Nazaret de los Últimos Tiempos, donde la Reina Celestial está reuniendo a su Ejército, Yo los bendigo como el Padre de la Sagrada Familia: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Llamado de Amor y de Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María - 14 Noviembre 2017

Queridos hijos, acompañada del Santo Padre Pío y del Arcángel San Miguel y como Madre del Carmen de Garabandal, deseo dar Mi Llamado al Mundo:

Mis pequeños hijos, el mundo está sufriendo fuertes convulsiones en diversos aspectos, lo que sucede es que el egoísmo se acrecienta, la ambición, la avaricia y el poder están alejando el corazón de los hombres de Dios. Pequeños, Mis apóstoles, hay que ser muy buenos, deben ser muy santos, para entrar al Cielo se debe ser bueno. La Ira de Dios quiere corregir al mundo, pero su Divina Misericordia está deteniendo su Santo Brazo, para que más almas puedan salvarse.

Hijos, escuchen Mis Llamados, estén con sus corazones atentos, que Mis Llamados de Amor y de Conversión son el Llamado Final a la humanidad. Les advierto, y siempre lo haré, de los falsos profetas y mensajeros que están desuniendo a Mi Pueblo, confundiendo los corazones. Si escuchan Nuestros Llamados y leen diariamente la Palabra de Dios caminarán en la Verdad. Lean y mediten el capítulo dos del Evangelio de San Lucas, saquen de Él enseñanzas provechosas para sus vidas espirituales y ordinarias. 

Hijitos, los bendigo con Amor Maternal, el Padre Pío y el Arcángel San Miguel ruegan por Mis apóstoles: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Llamado de Amor y Conversión del Corazón  Doloroso e Inmaculado de María - 11 de noviembre de 2017

Soy la Madre de la Palabra y Madre de los Últimos Tiempos. He venido a reunir al Resto Fiel. He venido, como Madre, a reunir a la Familia. En éstos Últimos Tiempos solamente vengo a recordar, a explicar y a enseñar el Evangelio de mi Hijo Jesús.

Con nuestros Llamados de Amor y Conversión no pretendemos cambiar, agregar o quitar a la Divina Revelación,sino venimos a recordarla, a enseñarla y a predicarla.


Por eso, hijos míos, siempre que mediten mis Llamados, háganlo juntamente con el Santo Evangelio, cada día lean la Palabra de Dios y pónganla en práctica.


Hijos míos, les digo: ¡vivan felices! ¡vivan en la alegría que el Evangelio quiere trasmitirles! ¡la alegría de la Salvación!.
Siéntase amados. Cuando se sientan amados por Dios, su vida cambiará, la manera de ver las cosas, cambiarán; el sentido del dolor, del sufrimiento y de las pruebas, cambiarán cuando sepan que son amados. Nunca olviden que son amados por Dios, y el día que se sientan amados, sus vidas cambiarán, todo cambiará.


Les invito a leer la Carta del Apóstol San Judas y a meditarla con el corazón.


Los bendigo con Amor Maternal, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amen.
Llamado de Amor y de Conversión del Sagrado Corazón de Jesús - 10 Noviembre 2017

Queridos apóstoles de Mi Sagrado Corazón, profundizaremos en el gran misterio de la reparación. ¡Reparar es un don! Ser almas reparadoras o ser almas víctimas es un don otorgado por Mi Padre, por medio del Espíritu Santo. Cuando se ama se contempla al Amado, se está con el Amado, se consuela al Amado, y en todo se busca agradar al Amado. El alma reparadora reconoce primero sus pecados, reconoce sus debilidades, asume sus pecados, se confiesa y vive en gracia. 

  • El alma reparadora reconoce el pecado original y vive en santidad, sabiendo su inclinación al pecado, conociendo sus debilidades y flaquezas, y se vigila, y de esta manera repara la inclinación al pecado de todo ser humano.
  • El alma reparadora es fiel a Jesús, reconoce cuantas veces soy traicionado, cuantas veces la humanidad me es infiel, y con su entrega, su fidelidad, y su obediencia repara el daño que me causa el mundo. 
  • El alma reparadora vence su voluntad, para gustar, vivir, y practicar Mi Voluntad. 
  • El alma reparadora me consuela. 
  • El alma reparadora guarda silencio reparando las muchas palabras innecesarias, y a veces hasta blasfemas de la humanidad; el alma repara guardando silencio. 
  • El alma reparadora repara con su docilidad y confianza la necedad del mundo. Pido que cada apóstol de Nuestros Sagrados Corazones sea un alma reparadora y repare según su estado. Los matrimonios pueden reparar por los pecados contra el Sacramento del Matrimonio, por los pecados contra la familia. Los jóvenes pueden reparar por los pecados de la juventud. Los enfermos pueden reparar por los pecadores que no aceptan su purificación. Todos según su estado de vida pueden reparar, pueden expiar. ¡Oren! ¡Mediten en la Cruz! Las almas reparadoras ven la Cruz con amor, saben que la Cruz los une a Mí. 
  • El alma reparadora es como la Cruz, siempre está detrás de Jesús, siempre está unida a Jesús. Los exhorto: sean almas reparadoras. Cada quien repare en su vida por sus pecados y los del mundo uniéndose a Mi Dolor. Sean pacientes, el alma reparadora es paciente y sobre todo sabe que es amada por el Esposo Celestial. 
  • El alma reparadora también se deja amar, porque sabe que el Amor no es amado. 

Pequeño carmelita, la encarnación mística de Nuestros Sagrados Corazones en el tuyo también es una reparación, porque junto a ti hemos reparado el rechazo que la humanidad le ha dado a Dios, hemos reparado la expulsión de Dios en el mundo actual. 

Los bendigo con Amor Misericordioso: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Llamado de Amor y de Conversión de Casto y Amante Corazón de San José - 8 Noviembre 2017

Llamado de Amor y de Conversión de Casto y Amante Corazón de San José -8 Noviembre 2017

Hijos de Mi Castísimo Corazón, cuando un alma se ha decidido seguir a Jesús debe ser consciente de la cruz y de la prueba con las que deberá purificar su vida. Cuando una alma se deja encontrar por Dios y permite que la Luz del Espíritu Santo ilumine su vida, el alma reconoce lo que ha hecho mal, el alma asume sus pecados, y una alma sincera, de corazón limpio, se arrepiente y sigue a Dios en una vida de santidad, de rectitud y también de paciencia.

El alma que se ha encontrado con el Amor de Dios no reniega de sus hermanos, sino que los soporta con misericordia; el alma que se ha encontrado con Dios no se rinde en el camino del calvario, sino que sabe que después de la cruz, viene la resurrección; el alma que ha conocido a Jesús no se queja por la cruz, la abraza, guarda silencio, y sufre con paciencia. 

El Espíritu Santo transformó Mi Vida cuando dije "sí" al Proyecto de la Redención. Dios mismo me transformó, me capacito, me ayudó y me iluminó, me dio paciencia para recorrer Mi Viacrucis. ¡Oren! No se quejen de sus sufrimientos, llévenlos con paciencia, porque también la cruz debe ser amada, como Jesús amo su Cruz. Oren, pero oren con todo el corazón, y permitan que Dios transforme sus vidas, para que puedan experimentar el Amor de Dios. Oren, para que aumente vuestra confianza; oren, para que tengan luz y sepan actuar como actuaría Jesús en lugar de ustedes. 

Examínense a la luz de nuestros Últimos Llamados de Amor y de Conversión; hagan constantemente el examen de conciencia a la luz del Evangelio y de nuestros Últimos Llamados. Prepárense así para una buena confesión. Haciendo esto vivirán una iluminación de conciencia particular que dará muchos beneficios a vuestros corazones. 

El Cielo me ha encargado de ser el Custodio de esta Alianza de los Sagrados Corazones con tu corazón. Ellos palpitan, respiran y sienten en tu corazón. Yo soy el Custodio de esta Alianza. 

Te bendigo y los bendigo con Mi Bendición Patriarcal: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Llamado de Amor y de Conversión de Santa Teresa de Jesús - 6 Noviembre 2017

Llamado de Amor y de Conversión de Santa Teresa de Jesús - 6 Noviembre 2017

El hombre, el ser humano, siempre tiene necesidad de lo Absoluto, de lo Real, de la Verdad. En el corazón del hombre está la sed insaciable de la Verdad y el hombre se desvía buscando la Verdad en otras partes, y situaciones, y no en la Fuente de la Verdad, que es Dios. Unas almas que han conocido la Verdad se alejan de Ella, porque les exige radicalidad y rectitud. Otras almas con anhelos de la Verdad quieren convertirse en dioses, se pierden estas almas por la soberbia y el orgullo, como pasó con los que hicieron construir la Torre de Babel. El orgulloso se confunde por causa del mismo orgullo. Otras almas quieren buscar y creen que han encontrado la Verdad siguiendo creencias, religiones y prácticas contrarias a la Verdad misma.

Carmelita, el hombre no quiere reconocer la Verdad en el Evangelio, y Persona de Jesucristo, y la única Iglesia fundada por Él. El hombre tiene anhelo de la Verdad, pero esa Verdad es Dios. El corazón humano que no le gusta aceptar correcciones ni mandatos se aleja del Precepto Divino, porque el corazón humano está salpicado, y algunas veces rebosante, de orgullo y amor propio, que quiere encontrar su propia verdad y lo único que consigue es confundirse. Carmelita, la humanidad anhela a Dios, ansía la Verdad, quiere encontrarse con lo Absoluto, pero el corazón humano es tan orgulloso para que reconozca que le hace falta encontrar a Dios. Pero las almas que reconocen la ausencia de Dios y ansían su Presencia, dan el permiso para que Dios, por medio de su Espíritu, empiece a conducirle por el Sendero de la Vida y por las Moradas del Reino. 

Dios quiere guiar a las almas por un Camino de Perfección, que comienza en reconocer que Dios hace falta en el corazón, y debe adentrarse en su Misericordia, dejarse amar por el Esposo, y ser dócil al Camino de Perfección por el cual el Esposo Celestial desea conducir al alma. El alma entretanto sin darse cuenta muchas veces comienza a recorrer cada Morada del Reino Celestial. El primer paso para este sendero espiritual es la humildad, reconocimiento del pecado, deseo de santidad, es decir todo lo contrario al orgullo y a la soberbia de la vida. 

Carmelita, tu corazón está en esa Unión Transformante, donde la creatura se modela a su Creador y aspira los anhelos y deseos solamente del Esposo. 

Te bendigo: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. 

Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María - 4 de noviembre de 2017

Llamado de Amor y Conversión del Corazón  Doloroso e Inmaculado de María - 4 de noviembre de 2017

Queridos hijos, pequeños apóstoles de nuestros Sagrados Corazones, como vuestra Madre de las Lágrimas deseo trasmitir mi Llamado.

En muchos lugares del mundo me he manifestado derramando Lágrimas. Como Madre he llorado por todos mis hijos, porque. Como Madre amo a cada hijo de Dios con un Amor único y especial ¡y sufro tanto porque veo continuamente caer almas al fuego del infierno!.


Comprendan que grande es mi Dolor, el amor de una madre en la tierra no se puede comparar al Amor de vuestra Madre del Cielo, que es  un Amor único, infinito e irrepetible, para cada hijo mío. Consideren las Lágrimas y los Dolores de vuestra Madre. Vean en mis Lágrimas el Llamado de Amor y de Conversión.


Lloro porque mis hijos no quieren entender, lloro porque la humanidad se aleja, cada instante, más del Amor de Jesús. Hijos, no quiero que se extravíen, no quiero que se confundan, sigan mis Llamados de Amor y de Conversión, porque en Ellos les muestro el camino que deben recorrer en este éxodo de los Últimos Tiempos. No se desvíen sino que escúchenme.


Mi Doloroso e Inmaculado Corazón es la Estrella que debe guiarlos. Confíen y conságrense a vuestra Mamá del Cielo.
Y a ti, pequeño, que se te otorgo la Gracia de la Unión de nuestros Dos Corazones al tuyo, ya no es una unión en Espíritu, sino también en Verdad. Nuestros Dos Corazones con el tuyo, son un mismo palpitar, unidos en un mismo Amor y sufriendo un "único” Dolor. Nuestros Dos Corazones verdaderamente están en ti. Te entrego mi Bendición Maternal.


Y desde mi Jardín, esparzo sobre el Mundo, mis Lágrimas Maternas, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Llamado de Amor y de Conversión del Sagrado Corazón de Jesús - 3 Noviembre 2017

Llamado de Amor y de Conversión del Sagrado Corazón de Jesús -3 Noviembre 2017

Apóstoles de mi Sagrado Corazón Eucarístico, miren mi Sagrado Corazón, contémplenlo con amor, observen la herida del Costado, que también la lanza abrió mi Corazón cuando me atravesó desde el Costado. ¡Cuánto Amor tiene Jesús por ustedes! Almas, ¿por qué han olvidado el Amor que tengo por ustedes? Lo olvidan y cuando lo olvidan se alejan. Vean mi Corazón. Nadie, alma, te ha amado tanto como Yo. Déjate amar, porque también es necesario, alma, que te dejes amar por Mí. Mi Sagrado Corazón es ese tesoro escondido, mi Corazón es el cofre y dentro de él encontraran las perlas divinas, como lo son la Misericordia Divina, el Amor Santo, la Eucaristía, los Sacramentos. Mi Corazón es el cofre de las Gracias Celestiales. ¡Adórenlo, ámenlo, enamórense, y confíen en Mí! Porque el dolor más grande que me pueden dar, y que me dan, es desconfiar de Mí. No desconfíen del que los ha amado tanto. Mi Corazón Eucarístico reinará y reinará cuando el Corazón de mi Madre triunfe. Así, mis pequeños apóstoles, permitan que mi Corazón reine en ustedes, dejando que mi Madre triunfe en ustedes. 

¡Déjense vencer por el Amor! Dobleguen el orgullo y háganse humildes, y cuando sean humildes, no sólo me entenderán, también me dejaran actuar. Y a ti, mi pequeño carmelita, te doy una Gracia Especial: el Corazón Mío y de mi Madre, que son un sólo Corazón, lo encarnaremos en tu corazón, y no serán tres corazones, serán uno sólo, unidos con el Amor y la Cruz.

Los bendigo con Amor Misericordioso: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


*Comentario del instrumento:*
Hoy Jesus vino con su Sagrado Corazón Eucarístico. Con la Mano Izquierda se tocaba su Corazón y en la Mano derecha extendida tenía el Corazón de la Santísima Virgen.

Llamado de Amor y de Conversión del Casto y Amante Corazón de San José - 1 Noviembre 2017

Llamado de Amor y de Conversión del Casto y Amante Corazón de San José - 1 Noviembre 2017

Hijos de Mi Castísimo Corazón derramo sobre ustedes Mi Bendición Paternal. Pequeños, los Santos miran a la Cruz. Las almas santas aman la Cruz por muy pesada, dura, que la Cruz sea. Los Santos se han hecho Santos amando la Cruz. Es un deseo de Jesús que todos oren, para que pidan el Don de la Santidad, de la Humildad, pero sobretodo de la Obediencia. La Obediencia y el Amor hacen almas santas. Hijos, alégrense, porque Cristo los ha escogido, para que sean Santos. La Fiesta de Todos los Santos es la Fiesta de los Apóstoles de los Sagrados Corazones. 

Pidan al que hace Santos al hombre, clamen al Espíritu Santo que los edifique en Santos Apóstoles de la Inmaculada y de la Eucaristía. 

Yo los bendigo: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. 

Llamado de Amor y de Conversión del Sagrado Corazón de Jesús - 31 Octubre 2017


Llamado de Amor y de Conversión del Sagrado Corazón de Jesús - 31 Octubre 2017

Mi Sagrado Corazón llama a sus hijos, para que adoren, reparen y consuelen. A Santa Margarita le mostré Mi Sagrado Corazón, para renovar la devoción a Mi Corazón Incendiado de Amor. Pero ahora vengo nuevamente a mostrar Mi Sagrado Corazón, pero con todos los Atributos, Humanos y Divinos, con los que el Padre ha adornado Mi Persona. Es Mi Cuerpo Crucificado, derramando la Preciosa Sangre, pero también es la Misericordia, es el Amor, y todo tiene su centro en la Santísima Eucaristía; porque ésa es la devoción auténtica a Mi Sagrado Corazón. ¡Adorar Mi Corazón que está realmente en la Santa Hostia! Es Mi Corazón transformado en Pan, para que lo coman, para que este en sus entrañas y puedan unirse, en espíritu y en verdad, a Mí. Aquí retomo el Mensaje que di a Santa Margarita, aquí lo renuevo, aquí lo actualizo, y aquí lo recuerdo una última vez, para el bien del mundo. Aunque sea al final un pequeño grupo de almas que permanezcan fieles, Yo llamo a todos los hombres a la conversión. 

Yo les amo y les doy Mi Bendición Misericordiosa: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Llamado de Amor y de Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María - 30 Octubre 2017


30 Octubre 2017
Llamado de Amor y de Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María

Mis queridos hijos, deseo que profundicemos en la importancia de los Cenáculos de Oración. En los Cenáculos de Oración que he dado a todos los Apóstoles de Nuestros Sagrados Corazones de estos Últimos Tiempos, por medio de Mi Instrumento, es un compendio de Gracias y también una reunión de todas las Revelaciones Auténticas, que hemos dado en el mundo. Los Cenáculos de Oración son para implorar con vuestra Madre que 'Venga pronto el Reino del Santísimo Sacramento de la Eucaristía'. Cada hijo Mío que ora el Cenáculo debe vivir desde ya el Triunfo de Mi Doloroso e Inmaculado Corazón. 

Hijitos Míos, no esperen que el Triunfo se de, no permitan que sólo sea un anuncio profético, sino que vivan desde ahora en sus corazones el Triunfo de Mi Corazón Maternal. Los Cenáculos de Oración serán como fogatas que irradiarán Luz y transmitirán Fuego: Luz Divina y Fuego del Espíritu Santo. ¡En Mis Cenáculos de Oración se contiene todo! 

  • Haciendo los Misterios Gozosos pidan por sus familias, por los jóvenes.
  • Haciendo los Misterios Luminosos oren por la Iglesia, por los sacerdotes, por los religiosos, religiosas, misioneros, por toda la Iglesia. 
  • Orando los Misterios Dolorosos hacen reparación, expiación, adoran la Preciosa Sangre, acompañan a Mi Hijo en Getsemaní, lo consuelan en la Cruz. 
  • Orando los Misterios Gloriosos piden por el Triunfo de Mi Corazón Inmaculado y el Reinado Eucarístico de Mi Hijo. 

Comprendan hijos Míos que en el Cenáculo de Oración se congregan todas la Auténticas Oraciones Divinamente Reveladas. ¡Hagan, oren, y propaguen Mis Cenáculos de Oración! ¡En Mis Cenáculos de Oración está todo! Después de la Santa Misa la oración que agrada a Jesús son los Cenáculos.

Los invito a orar con el corazón. Doy Mi Bendición Maternal: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. 

Llamado de Amor y de Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María - 28 Octubre 2017


Mi amado Hijo Jesús, cuando escogió a los Apóstoles les miró al corazón; eran hombres necesitados, eran hombres pecadores. Pero además anhelaban la Verdad, ansiaban la Libertad y querían encontrarse con Dios. Jesús los escoge. Jesús conociendo sus debilidades, Jesús conociendo sus corazones, Jesús sabiendo sus defectos, Jesús los escoge, los llama. Y ellos se sienten amados y reconocen en Jesús, el Amor.

Jesús ha enviado Mi Corazón Doloroso e Inmaculado a reunir a los Apóstoles de los Últimos Tiempos para que Yo, como Madre, los forme, los eduque, los prepare. Jesús me ha enviado a revelar la Obra de los Últimos Tiempos, para que, desde la familia y los cenaculos de Oración, que son también una familia espiritual, se salven muchas almas, se reúna el Resto Fiel, y preparar al mundo para la Segunda Venida de Mi Hijo. Y me envía vestida del Sol, como la Aurora que anuncia la llegada de su Reino.

Hijitos Míos, escuchen Mis Llamados, escuchen Mis Enseñanzas. Lo que anuncié en Fátima, en Garabandal, y lo que anunció en Medjugorje, aquí, en Mi Jardín, en este Santuario Espiritual de los Últimos Tiempos, resuena, una última vez. Escuchen a Vuestra Madre. El que me escucha no se va a confundir, ni extraviar. 


Yo los amo y les doy Mi Bendición Maternal: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Llamado de Amor y de Conversión del Sagrado Corazón de Jesús - 27 Octubre 2017

Llamado de Amor y de Conversión del Sagrado Corazón de Jesús - 27 Octubre 2017

Cuando mi Corazón fue abierto por la lanza en la Cruz brotaron sangre y agua, brotó mi Espíritu y mi Vida, mi Humanidad y mi Divinidad, porque Yo Jesucristo soy verdadero Hombre y verdadero Dios. Al pie de la Cruz, no sólo estaba mi Madre, estaba mi amado Juan y María Magdalena, ellos fueron testigos de la apertura de mi Corazón, ya no sólo en Espíritu, sino también en Verdad, porque se abrió para recibirlos a todos. Juan y María, al pie de la cruz, por intercesión de mi Madre, se hicieron los Nuevos Apóstoles de Nuestros Sagrados Corazones, siguiendo el ejemplo de mi padre San José. Y ellos se entregaron para consolar, amar y reparar Nuestros Sagrados Corazones, y, por eso mismo, San Juan y Santa María Magdalena son intercesores de esta Obra de los Últimos Tiempos. Es un ejemplo a seguir para ustedes. Los dos cambiaron de vida, los dos se arrepintieron, los dos se dejaron amar y también amaron. Sigan también el ejemplo de éstos Dos Apóstoles de Nuestros Dos Corazones y dediquen su vida a consolarnos, a obedecernos y a cambiar cada día. 

Le doy mi bendición con misericordia: en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén

Llamado de Amor y de Conversión del Casto y Amante Corazón de San José - 25 Octubre 2017

Llamado de Amor y de Conversión del Casto y Amante Corazón de San José - 25 Octubre 2017
El Cielo mismo prepara a los hijos de Dios. Cuando Dios escoge una alma para su servicio, Dios mismo los prepara. Primero les hace ver lo que está mal y lo que deben cambiar. Luego les da conciencia de pecado, para que reconozcan sus culpas. Y en ese momento, el alma comprende que una palabra, un pensamiento o una mirada, ya puede ofender a Dios. El alma que entonces se deja iluminar y se arrepiente, cambia, y en todo busca agradar a Dios. 

Las almas que se encuentran con el Amor de Jesús no quieren ser vistas ni escuchadas, ni admiradas, sencillamente se quieren esconder, se esconden. Allí en lo oculto, en el anonimato, en el silencio, quieren servir a Dios. Porque sólo Dios es el objeto de su amor. Nada ni nadie. Y comprenden que sólo Dios 'Es'. Así, del mismo modo, el Espíritu Santo y Nuestra Señora hicieron conmigo; me iluminaron, me indicaron lo que debía hacer y obedecí. Esa obediencia es decir 'no' a la voluntad humana. La voluntad humana lleva al pecado, a la muerte, a la condenación. Renunciar a vuestra voluntad, para vivir lo que Jesús quiere y les ha enseñado, es un acto de amor. Renunciar a ustedes mismos es un acto de fe y también de confianza, porque todo lo esperan de Dios.

La verdad y el amor, la seguridad y la alegría, esa alma que confía la encuentra en Dios. Los invito a esto. A pesar de todas las tormentas de la vida nunca pierdan la confianza en Dios. Aún cuando están en la más terrible prueba, pero confían en Dios, no les falta la paz, creen y siguen adelante. ¡Éso quiere Jesús! Sigan adelante, por muy largo el desierto, deben caminar. ¡Nunca se desanimen de la pequeña cruz que Dios les ha dado para salvarlos! 

Los bendigo como el Padre Nutricio de Jesús, el Verbo que se hizo Carne para redimir a toda la humanidad. ¡Miren a Cristo crucificado! ¡En la Cruz tienen la más grande prueba de Amor!

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Llamado de Amor y de Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María - 23 Octubre 2017


Llamado de Amor y de Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María

Queridos hijos, el mundo está siempre sediento, siempre quiere más y más, cometiendo el pecado de la codicia, de la avaricia, de la vanidad, y también del orgullo. El mundo está tan sediento de Dios, del Amor y de la Verdad, que lo busca, pero fuera de Dios. Hijos Míos, los invito como siempre a abrir el corazón, a escuchar a Jesús, y a cambiar de vida. Es tiempo de que hayan almas santas. Es momento de que Mis apóstoles busquen sobretodo ser santos. Hijos, si practican la mortificación y el sacrificio, si mortifican la lengua, la mente, los sentimientos, harán un buen ejercicio espiritual para empezar a vivir la santidad. El alma santa hasta en los detalles más pequeños demuestra la santidad.

¡Hijos, Jesús ya está muy ofendido, Jesús ya está muy triste por vuestros pecados y los del mundo! Es el momento de un cambio de corazón. Recuerden hijos que el Cielo existe, pero también el Infierno, y Jesús quiere que todos se salven. ¡Oro por ustedes como Madre! Yo oro, para que ustedes abran su corazón y conozcan el Amor de Dios. Hijos Míos, el alma que conoce, que se encuentra con el Amor de Jesús es un alma feliz, incluso en las adversidades es un alma feliz. Les invito: decídanse por Mi Hijo, busquen a Mi Hijo, y sean apóstoles de Mi Corazón. 

Recuerden que en los Llamados de Amor y de Conversión está resonando por última vez las Trompetas que Avisan el Retorno de Jesús. Hijos, en Mi Fuente de Gracia y de Misericordia, además de beber del agua, enjuáguense las manos y los pies, como signo de purificación y arrepentimiento. ¡Hijos, escuchen a su Madre, cambien el corazón hacia Dios! Les doy Mi Bendición Maternal: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. 

Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús - 20 de octubre de 2017


Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús

Mi Sacratísimo Corazón es un Oasis de Paz, de Amor, de Consuelo. Las almas que confían verdaderamente en Mí, a pesar de cualquier turbación, de cualquier sufrimiento, no se inquietan sino que confían venga lo que venga, suceda lo que tiene que suceder. Las almas que en Mí confían no pierden la paz. Por eso, Yo los exhorto a que confíen en Mí.

El hombre tiene deseos de cosas grandes y buenas, pero lo que Yo quiero para el hombre es aún más grande y mejor de lo que cualquier ser humano puede imaginarse. Las almas que en Mí confían no tienen miedo, porque el dolor y el sufrimiento solamente purifica, expía y limpia. Las almas que confían en Mí, no tienen miedo al sufrimiento ni mucho menos a la cruz, porque la cruz es Amor ¿acaso le tienen miedo al Amor? Hijos, el dolor purifica, fortalece, da sabiduría y conocimiento y, sobretodo, limpia el alma.

Muchos hombres tienen miedo de Dios, no se han dado cuenta que Dios solamente es Amor y que todo lo malo que pase en el mundo no es culpa de Dios sino de vuestros pecados, porque a través del pecado en el mundo ha entrado el dolor.

No me traten con ingratitud, el mundo ya ha sido demasiado malagradecido conmigo. Yo no quiero que los que dicen amarme, también me paguen mal tanto Amor.
Hijos, ustedes ámenme, pero también ámense.

¡El mundo me da, continuamente, tantas amarguras y me duele tanto, que almas que se dicen cristianas también aumenten mis amarguras!. Consuélenme, que mi Corazón necesita ser consolado.

¡Cambien de vida! no es difícil, solamente digan “sí”. Estén dispuestos que Yo me encargo de lo demás, sólo quiero que tengan voluntades dispuestas a vivir mi Palabra.

Comprendan que está es mi Obra, la Obra de los últimos tiempos, y quiero que trabajen por Ella, empezando con un cambio de vida pero ¡ya! ¡ahora! ¿Qué esperan? ¡Cambien, ahora! ¡decídanse, ahora, por ser santos!.

Les doy mi Bendición con mi Amor Misericordioso. En el nombre del Padre, y del Hijo, y de Espíritu Santo. Amen.

Llamado de Amor y de Conversión del Casto y Amante Corazón de San José del 18 Octubre 2017


Llamado de Amor y de Conversión del Casto y Amante Corazón de San José

Queridos hijos, servir a Jesús es servir a María. Para servir a Jesús es necesario primero encontrarse con Nuestra Señora. Quien sirve a Jesús es porque ya se a consagrado al Corazón Inmaculado de la Santísima Madre. Pero encontrarse con María es imitar a María, es encontrarse corazón a Corazón con María. No pueden servir al Señor sino han cambiado sus corazones. No pueden servir a Jesús si la vanidad, el orgullo, la ira, la impaciencia, y pecados como éstos, dominan sus vidas. El que se ha encontrado con María, para servir a Jesús, es humilde, piensa antes de hablar, es obediente, vive en la paciencia, no se deja dominar por los impulsos, las pasiones de la ira o de la carne. 

Servir a Jesús y encontrarse con María significa ser santos, y ser santo hasta en el más mínimo pensamiento. Porque la santidad es santidad cuando es completa. La mediocridad no es agradable a los ojos del Señor. Se es santo cuando verdaderamente se es santo, cuando sus pensamientos, sus palabras, o sus mismas actitudes, reflejan santidad.

Sigan mi ejemplo. Nuestra Señora me transformó, me cambió, me educó, para servir como padre nutricio a Jesús. ¡Oren! ¡Sean humildes! ¡Vivan en la sencillez! 

Les doy la bendición de la Sagrada Familia: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. 

Llamado de Amor y de Conversión del Sagrado Corazón de Jesús del 17 Octubre 2017



Llamado de Amor y de Conversión del Sagrado Corazón de Jesús


Mi Corazón Eucarístico recibe consuelo con la Coronilla de Reparación a la Santísima Trinidad por los pecadores. ¡Cuántas almas por medio de esta Coronita de Amor Reparador obtendrán por Misericordia el Don de la conversión! Mi pequeño Elías, consolador de Mi Tristísimo Corazón, deseo compartir contigo Mis Derramamientos Amorosos del Amor Infinito de Mi Corazón, que ama tanto y que sólo desea ser correspondido con Amor: Amor Santo, Amor Caritativo, Amor Misericordioso. Porque como ya anteriormente te lo he hecho saber, mi pequeño, Yo también quiero y espero de los hombres misericordia hacia Mí. ¡Manuelito de Mi Sagrado Corazón, el hombre me trata tan mal! Pequeñito, en la gran revelación que hago aquí sobre Mi Sagrado Corazón reúno Mi Misericordia Divina, Mi Santísimo Cuerpo Eucarístico, Mi Corazón Abierto en la Cruz, es decir, así como me has visto, reúno todas las revelaciones y atributos de Mi Persona, Humana y Divina, en una sola y gran revelación: Mi Sagrado Corazón Eucarístico. 

A ti, pequeño, se te han entregado los Epílogos Finales de Nuestros Sagrados Corazones, porque son hoy el remedio del mundo, la sociedad y la Iglesia. Aquí mis revelaciones, y agrego auténticas revelaciones, se conjugan, reúnen y resumen en una sola: Mi Sagrado Corazón. A la vez invito a los Apóstoles de Nuestros Sagrados Corazones, y a toda la humanidad, que a la luz de Nuestros Llamados de Amor y de Conversión siempre hagan un examen de conciencia. 

A la luz de los Últimos Llamados Celestiales a la humanidad examinen sus corazones, conciencias y vidas. Así reconocerán sus pecados o imperfecciones, reconocerán lo que los aparta o acerca a Mí, lo que deben dejar o mejorar. Si revisan sus vidas con Mi Evangelio y Mis Llamados de Amor y de Conversión el dolor moral y espiritual en el Aviso o en su juicio particular disminuirá, pues estarán limpios. Cuando reconozcan sus fallas, las confiesen, y se enmienden será así. Pequeñito, díle al mundo que todo es condicional. Yo quiero salvar al mundo no condenarlo, pero sus pecados me hacen a un lado y me alejan de ustedes. Mi niño, ¡cuánto amo a esta generación! Pero son mal agradecidos. 

Te imparto Mi Bendición: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. Ave María Purísima, sin pecado concebida.

Llamado de Amor y de Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
16 Octubre 2017

Queridos hijos, Yo al igual que ustedes sufrí mucho en la tierra. El dolor ha entrado al mundo por el pecado y el pecado es lo contrario al Amor. El Amor de Dios es Vida y Gracia. El pecado es muerte, dolor y condenación. 

Y ustedes, mis hijos, son libres para tomar cualquiera de los dos caminos. El camino de la penitencia, de la paciencia, de soportarlo todo con amor, de la oración y del ayuno, de la confesión y la recepción eucarística, el camino de la observancia de la Ley y el Evangelio, es el camino que lleva al Cielo. ¡El camino del Amor! El camino del odio, de la lujuria, de las iras, de las impaciencias, el camino de la rebeldía, de la desobediencia, del orgullo, de la vanidad, de la envidia, de todo lo que es contrario al Amor, es el camino al Infierno. 

Hijitos míos, el Cielo existe y también el Infierno. Y las almas llegan a éstos, cualquiera de estos dos lugares, con su propia decisión, libertad y voluntad. Yo sufro porque veo continuamente cuantas almas caen al Infierno. Yo puedo ver cuantas almas se condenan ahora mismo. ¿Por qué no quieren sufrir? ¿Por qué no quieren obedecer? ¿Por qué no quieren seguir radicalmente mis mensajes? ¿Por qué sus corazones están tan duros? 

Hijos míos, tengan corazones sencillos, tengan corazones pacientes. No se dejen dominar por el impulso sino por la templanza y el Amor. La decisión de ser santos es de ustedes. Ustedes eligen el Cielo o el Infierno. No Dios. Ustedes lo eligen. Apóstoles míos, hago un llamado, muchos de mis hijos se están dispersando: leen, buscan y siguen a muchos falsos profetas y ésto desvía a mi pueblo del tiempo urgente. 

Hijos, ¿no han entendido que en este lugar estoy dando los Últimos Llamados de Amor y de Conversión al Mundo? ¿Aún no han comprendido que esta es la Obra de los Últimos Tiempos? Los quiero aquí, trabajando en mi Obra, concentrándose en lo importante. Hijos, en este tiempo ya no hay ignorancia sino indiferencia, y por indiferencia y desobediencia no me quieren escuchar. 

Hijos míos, ¿hasta cuándo se amarán entre ustedes y tendrán la paz y dejarán de ofender a mi Hijo, que ya está muy ofendido? Les doy mi bendición maternal: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


Llamado de Amor y de Conversión de Santa Teresa de Jesús
15 Octubre 2017

Las Moradas de los Sagrados Corazones.

¡Sea loado Jesucristo y su Santísima Madre del Carmen!, pequeño carmelita, Elías consolador del Padre, Dios nos une, son Mercedes de su Majestad, el Señor. Dios ahora nos hace encontrarnos en este Tiempo de Gracia y de Misericordia, para que te guíe y te enseñe como interiorizar en la vida espiritual y progresar así a la Obra que Dios ya ha empezado, pero que desea darle impulso y fuerza para llegar hasta esa etapa espiritual en que este Apostolado será la Obra que lleve la Gran Evangelización de la Tierra. Obra que ya fue profetizada y deseada por los Santos y Mártires devotos de Jesús y de María. Pero, carmelita, ya la Obra está aquí y es el Apostolado. 

¡No hay más camino que recorrer! Ya están en el Apostolado, así contesto las preguntas de muchos que están en el incierto de saber ¿qué quiere la Divina Majestad de ellos? Pues, los quiere trabajando en esta Obra. Los quiere cuidando, promoviendo, guiando a este Ejército Fiel y a las almas que se irán uniendo. Dios desea que trabajen ahora para Él, que lo demás no turbe su corazón. Trabajen por esta Obra, porque es importante y urgido está el Cielo de ver a sus hijos dispuestos a amar, servir y trabajar.

Pequeño carmelita, poco a poco el Cielo, con mi intercesión, te dará, guiará, y enseñará en los auténticos Aposentos que un alma recorre dentro de los Sagrados Corazones de Jesús y María. Ahora estaremos unidos. Nuestra Señora del Monte Carmelo, San José, mi consejero, y yo Santa Teresa de Jesús te amamos y te bendecimos. Junto conmigo iremos recorriendo cada Morada de los Sagrados Corazones. Esta caminata exige mucha paciencia y perseverancia. Estas virtudes los dará el Amor si recorren estas Moradas y aprenden con Amor. 

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. Ave María Purísima, sin pecado concebida.



Llamado de Amor y de Conversión Dios Padre
13 Octubre 2017
 
Dios Padre: Mi pequeño hijo, cuantas señales y avisos celestiales he dado a través de Mi Espíritu al mundo, pero los hombres siguen sin escuchar y sin mirar. No porque no tengan la capacidad de acatar Mis Llamados, sino porque no quieren escuchar para no cambiar. Son un Pueblo de cerviz dura y espíritu frío. Las almas se han materializado tanto que ya no quieren encontrar en la jornada diaria un momento de oración y de meditación. Han olvidado el valor de la penitencia, del sacrificio y del ayuno. El hombre no desea encontrar algo que incomode, como el dolor o la renuncia. Porque no quieren sufrir. 
Hijo, dile a Mi Pueblo que el sufrir con paciencia cualquier dolor, suave o intenso, físico, moral o espiritual, es una oportunidad de expiación. Y por no desear sufrir con paciencia no se liberan, ni interceden por los demás. ¿No es esto el Mensaje de Fátima? ¡Penitencia! Porque es necesario luchar contra la inclinación del corazón hacia el pecado. 

Pequeño, quiero que ahora peregrines a los Santuarios que te ordenaré peregrinar.  A restituir y consagrar Nuestros Auténticos Llamados. Porque hacer esto también es reparación. Pequeño, mientras los hombres pelean reclamando sus derechos, vanos y pasajeros, tú, pequeño consolador de tu Abbá, interésate y vigila por Mis Derechos. 

¡Oh pequeño, cómo anhelo que un día la humanidad se interese por agradar a vuestro Padre Dios! Te bendigo Mi Consolador. Cuando no puedas ir con tus dos padres espirituales, si es necesario que te acompañe tu director y padre espiritual porque a través de él llevas la presencia, el ministerio y la bendición de Jesucristo Sacerdote junto a tu Misión en estos Últimos Tiempos. 

Yo estoy contigo. El día 13 de octubre de cada año deben ser celebrados el Reinado Eucarístico y María Corredentora. La Coronilla de reparación a la Santísima Trinidad por los pecadores me consuela y, por lo tanto, aplaca la Divina Justicia. Mi consolador, te amo.

El Instrumento: ¡Fiat Abbá! Siempre quiero estar bajo el Estrado de Tus Pies, dispuesto a obedecerte y obedeciéndote, demostrándote mi amor, aunque sea pequeño y defectuoso.

Dios Padre: Pequeño Consolador, te bendigo: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.




Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús.
12  Octubre 2017

Mi Sagrado Corazón ha derramado Misericordias Infinitas sobre la humanidad, pero los hombres no han querido recibirlas, se han resistido y han llegado a la depravación.
El corazón de los hombres se ha desviado de la Voluntad de mi Padre, y los mismos demonios se sorprenden, ahora, de la maldad de la que es capaz el hombre.

Hijos míos, se han alejado de Dios, han olvidado a Dios, y dentro de mi propia Casa ya me están dejando Solo.
La Abominación de la Desolación, es decir, que ya no habrá el Santo Sacrificio en los Altares del mundo, poco a poco va avanzando, llenando de frialdad los corazones de aquellos que dicen servirse de mi Pan y de mi Palabra, para darlo a los hombres.

Ministros de mi Casa, almas fieles de mi Cuerpo Místico,
restauren mi Casa, reparen mi Casa, obedézcanme. La Obediencia es la mejor Reparación. Obedecer mis Llamados de Amor y de Conversión es la mejor Reparación.

Les he entregado una Coronilla de Reparación a la Santísima Trinidad, por los pecados. Ésta Coronilla les ha sido dada para que imploren por los pecadores y que, también ellos, se unan a mi Resto Fiel. Por medio de esta poderosa Oración, los castigos aminorarán, y muchos desastres naturales podrán ser detenidos, con sólo que clamen para que muchos pecadores tengan la oportunidad de arrepentirse.

Hijos míos ¡conviértanse! cada día es un paso para la conversión.
Les invito, tomen mis Llamados de Amor y Conversión y, a la luz de mis Llamados, hagan un examen de conciencia, a la luz de mis Llamados examínense diariamente. Quiero santos que me consuelen, que me ayuden a cargar la Cruz. Reparen, oren y ayunen, porque son cien años del Mensaje de mi Madre, entregado en Fátima. Pero esos cien años representan un siglo de desobediencia, de rechazo, de indiferencia.
Y, por eso, en mis Llamados de Amor y de Conversión quiero recordar, una vez más, el Mensaje de Conversión que el Cielo dio en Fátima.

Hijos, oren para que comprendan lo que les enseño, sólo con la oración humilde comprenderán mis Llamados y podrán obedecerlos con amor.
Los bendigo con Amor Misericordioso, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén .




Llamado de Amor y de Conversión de Dios Padre
11 Octubre 2017

Te bendigo, hijito mío, Elías del Reino del Inmaculado Corazón, que con tu ministerio transmites el Fuego de la Llama de Amor de su Corazón y el Don del Espíritu Santo. Mi pequeño niño, pastor de pequeñas almas del Resto Fiel, no temas. 

Hijo, tú recibes mis conocimientos y deseos, no solamente las Manifestaciones que por medio tuyo hago al mundo, también tienes mis Gracias infundidas, conocimiento y discernimiento infuso. No temas, confía en tu Padre Celestial. Tus oraciones y pequeños ofrecimientos por el Santo Padre, Vicario de Jesucristo, son recibidos. Sigue cubriendo con tu oración al Santo Padre y te animo a que sigas ofreciéndote por Él, como siempre lo has hecho. 

Deseo revelarte y dar a todo mi Resto Fiel una Coronilla, por medio de la cual clamarán Misericordia. Es la Coronilla de Reparación a la Santísima Trinidad por los pecadores. Es una Coronilla completamente mariana, trinitaria y eucarística. Al alma que ore esta Coronilla le prometo: Conversión y deseo profundo de santidad, amor y hambre insaciable por el Pan Eucarístico durante esta vida, haciéndose totalmente un ser eucarístico, prometo la conversión hasta la quinta generación y el alivio o la liberación de sus familiares en el Purgatorio. Con esta Coronilla intercederán para que también los más empecinados pecadores se conviertan y se hagan almas escogidas como Apóstoles de los Sagrados Corazones en este Fin de los Tiempos.

Se comenzará haciendo la Señal de la Cruz, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. 

La invocación a Dios Espíritu Santo, como te fue revelada. Dirás tres veces: Ven mi Dios Espíritu Santo a través de la poderosa intercesión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María, tu Amadísima Esposa. 

Luego la oración al Espíritu Santo, que también fue revelada: Divino Espíritu Santo, Esposo de María, mi Dios y Señor, enciende en cada alma el fuego de un Nuevo Pentecostés, para que nos consagremos como Apóstoles del Doloroso e Inmaculado Corazón de María y Apóstoles de los Últimos Tiempos. Protege con tu Sombra a la Iglesia. Salva a las almas del mundo. Y realiza el Reino Inflamado de Amor de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María. Amén.

Un Padrenuestro. Un Avemaría. Un Gloria. Y un Credo.

En las cuentas grandes del Rosario común decid: Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Precioso Cuerpo y Sangre, Alma y Divinidad, de tu Amadísimo Hijo realmente presente en los Sagrarios de la tierra, en expiación, desagravio, reparación, adoración y consuelo, por las blasfemias, sacrilegios e indiferencias con las que Jesús es ofendido. Te ofrezco los Infinitos Méritos del Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús y del Doloroso e Inmaculado Corazón de María, por la conversión de los pobres pecadores y la paz del mundo. 

En las diez cuentas dirás: Dios mío, yo creó, adoro, espero y te amo, y te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman. 

En la jaculatoria, al final de cada misterio, dirás: Corazón Doloroso e Inmaculado de María ruega por nosotros que nos refugiamos en ti. Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús venga a nosotros tu Reino Eucarístico, a través del Triunfo del Doloroso e Inmaculado Corazón de María, nuestra Madre en la Divina Voluntad, y el Triunfo de la Cruz en el Espíritu Santo, extendiendo la Llama de Amor Santo y Divino en todos los corazones. Amén. 
Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del Infierno, lleva al Cielo a todas las almas, especialmente las más necesitadas de tu Misericordia. Amén.

Al terminar el Rosario dirás tres veces: Dios Padre mira el Rostro sufriente y el Corazón Traspasado de tu Hijo Jesucristo, y convierte en elegidos a los pobres pecadores.

Al final recitas la Consagración al Corazón Eucarístico de Jesús que la Santísima Virgen dio en Akita: Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús, verdaderamente presente en la Santa Eucaristía, te consagro mi cuerpo y mi alma, para ser enteramente uno con tu Corazón, sacrificado cada instante en todos los Altares del mundo, dando alabanza e implorando al Padre por la Venida de su Reino. Ruego que recibas esta humilde ofrenda de mi ser. Utilízame como quieras para la gloria del Padre y salvación de las almas. Santísima Madre de Dios no permitas que jamás me separe de tu Divino Hijo, te ruego me defiendas y protejas como tu hijo especial. Amén. 

Terminas la Coronilla: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Quien así lo haga obtendrá paz en su corazón y paciencia para expiar sus pecados. Tu Padre te ama y te bendice.



Llamado de Amor y Conversión del Casto y Amante Corazón de San José.
11 Octubre  2017

En la última Aparición de nuestra Señora en Fátima, Dios Padre también me envío a Mí para que los tres pastorcitos me vieran, junto al Niño Jesús, bendiciendo al mundo.

Así prefiguramos la devoción más deseada por el Cielo; la devoción a los Tres Corazones de la Sagrada Familia: el Corazón del Redentor, el Corazón de la Madre de Dios y el Corazón del Primer Apóstol de Jesús y de María, mi Casto y Amante Corazón. Los Tres Corazones. 

No se limita sólo al miembro físico, sino que ser apóstoles devotos de nuestros Sagrados Corazones, también son apóstoles de nuestro Querer, de nuestras Intenciones, de nuestros Deseos.

En el Corazón se centra toda la Persona. Cuando adoran el Corazón de Jesús, adoran su Humanidad y su Divinidad, todo su Ser. Es por eso mismo que, ser apóstoles de los Sagrados Corazones, es ser reflejos de Ellos en el mundo; sus corazones deben ser copias vivientes de los Sagrados Corazones.

Así, con esta Aparición de los Tres Corazones en Fátima, se anunció la llegada de esta Obra de los Últimos Tiempos. Y ahora, desde estos Últimos Llamados de Amor y de Conversión, anunciamos por última vez, lo que se anunció en Fátima.

¡Estén atentos! todos los amantes de Jesús y de María deben unirse a ésta Obra, no hay otra, porque aquí resuenan, una vez más, las autenticas Revelaciones del Cielo que ya ha hecho en tiempos pasados ¡céntrense en esta Obra!.

Mi llamado, para todos los apóstoles de los Últimos Tiempos, es que no se dejen quitar la paz por falsas profecías, recuerden que hasta el demonio puede hacer grandes manifestaciones.  Dios se manifiesta en lo sencillo, en el silencio, en el orden. Esta Obra es obediente en primer lugar al Cielo, está al servicio de la Iglesia de Cristo, es una Obra para la Gloria de Dios y la salvación de las almas. También es una Obra que ama y ora por el Santo Padre.

Al Cielo le duele mucho cuando se desvían y se dejan confundir por seres vestidos de luz que dividen la Iglesia y al Ejercito Mariano. No se dejen confundir. Y les digo: no busquen más, esta es la Obra de los Últimos Tiempos. Oren y ayunen para que comprendan la importancia de esto.

Los bendigo, así como un 13 de Octubre bendije al mundo; en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.